jueves, 4 de diciembre de 2014

GarabaTEOs (IV): exceso de cultura en Córdoba, Copa de Europa, marketing, Torrente, mi abuela y antinergias


Hubo un tiempo en el que, cuando organizábamos en Córdoba una conferencia o acto similar "entre semana", el mayor quebradero de cabeza era la Copa de Europa, mal del que huíamos casi como Torrente al grito de "Bicho, bicho, sal de ahí", y directamente tachábamos como opción de calendario la semana completa.

Entonces llegó Córdoba 2016 (la Candidatura a la Capitalidad Europea de la Cultura). Con ella vino toda una fiebre de actividades, en gran número de cuestionable calidad y poco identificativas para la ciudad, que igualaban a Córdoba a la baja con cualquier otro lugar.

Pero perdimos 2016...

Y, en mi opinión, igual que el ascenso del Córdoba CF a la larga será una lacra, esa pérdida fue una suerte. Gracias a ella nos replanteamos el camino que habíamos tomado y volvimos a mirar a nuestra esencia y a considerar como indispensable la calidad de todo evento cultural. Tanto, que hemos llegado al extremo opuesto: no son pocos los días en los que se acumulan las actividades atractivas.

Por ejemplo, el martes de la semana pasada hubo una conferencia en Casa Árabe a la misma hora a la que se celebraba uno de los encuentros conmemorativos del XX aniversario de la declaración de Patrimonio de la Humanidad del casco antiguo de Córdoba. Y poco después se inauguraba una exposición de joyería en el Museo Aequeológico y comenzaba otra conferencia sobre la Córdoba romana en el Círculo de la Amistad.

Ante la disyuntiva que en esos días plantea la agenda, me acuerdo de mi abuela, que cuando tenía dos compromisos que coincidían, no acudía a ninguno; pues para ella el gran problema no era fallar, sino ir a uno y no al otro y que las personas vinculadas a este segundo lo sintieran como un agravio comparativo. Los pueblos son así...

Vale, no es exactamente lo mismo, pero en marketing se sabe que un exceso de opciones crea un conflicto en el cliente que probablemente lo lleve a no elegir (consumir) nada. De hecho, a mí me está pasando y a menudo no voy a ninguno de esos actos. Por un lado, para no tener que "preocuparme" de cuál elegir. Y, sobre todo, porque sé que la parte del público que es del mundillo cultural se dispersará, de forma que no va a haber ningún encuentro que ejerza como foco de atracción único convirtiéndolo en una cita ineludible.

Hemos pasado de un extremo a otro y la consecuencia es una antinergia: si sumamos el público de las distintas actividades, no resulta la misma cantidad de gente que se concentraría en una de ellas en el caso de ser única en la agenda del día. Dicho de otra forma: más actividades, más calidad, y menos público total. ¿Raro? No. Pura ley de marketing.

Bendita Copa de Europa...

Teo Fernández Vélez
www.eraseunavezcordoba.com

Si te ha gustado el artículo, síguenos en Facebook o Twitter y, sobre todo, ¡compártelo!

viernes, 28 de noviembre de 2014

Mitos y misterios en la arqueología cordobesa (I): El sarcófago del Alcázar de los Reyes Cristianos


En uno de los pasillos del Alcázar de los Reyes Cristianos de Córdoba se encuentra este bellísimo sarcófago familiar romano del siglo III d.C. que originalmente fue hallado en la zona residencial cordobesa de El Brillante. 

En él podemos observar cuatro figuras humanas, dos femeninas y dos masculinas, y una puerta flanqueada por dos columnas que separan los tres paneles en los que se divide este lateral del sarcófago. Pero ¿qué hay detrás de ello? ¿Qué representa? Pues ni más ni menos que un mito fúnebre romano de gran tradición, el del paso al Averno.  

Y es que las dos figuras principales, que aparecen de cuerpo entero, representan a un matrimonio que, acompañado cada uno de su maestro o preceptor, se prepara para atravesar la puerta del panel central del sarcófago, la Puerta del Hades. Ambos, con toda seguridad personajes reales del siglo III d.C., han sido preparados a lo largo de su vida para este momento. 

Él, indudablemente una figura importante de la Corduba del siglo III, ha sido instruido por su maestro, que hasta este último momento le acompaña para guiarle. Ella, su esposa, que también ha cultivado su espíritu con la ayuda de su preceptora, aparece acompañada igualmente por esta.  

Juntos en esta vida, ahora atravesarán la Puerta hacia el Inframundo, donde estarán, también, juntos. Importada esta tradición de la mitología griega, en ella los difuntos, los esposos en este caso, tendrían que pasar al Averno una vez fallecidos, y para ello, tras atravesar la puerta, deberían cruzar el río Aqueronte, con la ayuda de Caronte, un barquero que a cambio les pedía un óbolo (moneda romana). Precisamente por esto, los familiares del difunto matrimonio debieron depositar una de estas monedas en las bocas de ambos personajes. Tras este paso, nuestros esposos seguirían su camino y se encontrarían con Cerbero, el perro de Saturno o Hades, y al dejarlo atrás acabarían, por fin, entrando al mundo de los muertos para ser juzgados por sus hechos en vida. 

Pero en este ajetreado paseo nuestros amigos tuvieron una pequeña ayuda, y es que en los laterales de su sarcófago aparecen un Pegaso y una pantera, rápidas criaturas que, seguro, les socorrieron para hacer que todo el proceso fuera mucho más rápido. O por lo menos, eso es lo que representan.
Isa Barrado
Colaboradora Honoraria
del Departamento de Historia Moderna
de la Facultad de Filosofía y Letras
(Imagen: www.delcampe.com) 

viernes, 21 de noviembre de 2014

Leyendas de Córdoba: el tesoro enterrado de la Casa de las Cabezas


Es famosa en Córdoba la leyenda de los siete Infantes de Lara, que los relaciona con la Calleja de los Arquillos, afluente de la Calle Cabezas.

Hace algunos meses, la casa adyacente abrió al público como hermoso ejemplo de mansión solariega bajo el nombre de Casa de las Cabezas, y ya entonces mostramos en exclusiva un video contando los siete arcos de la mencionada calleja y unas imágenes del sótano del edificio; también de lo que, en palabras del actual propietario, es un depósito de agua romano (una cisterna o un impluvium)  que se encuentra bajo el mismo.

Hoy nos contaba un operario que realizó diversos trabajos en el edificio en torno al año 1980 que los primeros vestigios de ese depósito aparecieron porque el anterior dueño se decidió a buscar un tesoro. Un tesoro que, según él (según el dueño), habrían dejado enterrados en el subsuelo de la casa los judíos que allí habrían vivido siglos antes, como indican tantas tradiciones sobre su expulsión.

Por ello, ordenó a las mismas personas que habían trabajado antes para él despejando techumbres y paredes (entre ellos, quien es la fuente de esta información) que excavasen en el sótano, obteniendo finalmente como principal resultado el hallazgo de dichos restos. Unos restos que bien podríamos considerar un tesoro.

Demostrando así que hay muchas formas de que las leyendas (incluso las que no son las más directamente relacionadas con un lugar concreto) nos devuelvan nuestra Historia...


Teo Fernández Vélez
Érase una vez Córdoba

Si quieres conocer las principales leyendas de Córdoba o yacimientos subterráneos de la ciudad, no dudes en realizar nuestras rutas o seguirnos en redes sociales:
www.eraseunavezcordoba.com 


jueves, 13 de noviembre de 2014

GarabaTEOs (III): el 140 aniversario JRT ("Así se hizo")


El pasado verano nos dimos cuenta de que el cumpleaños de Julio Romero de Torres "caería" en este año 2014 en domingo, día en el que llevamos a cabo nuestra ruta sobre el pintor. Pero, además, de que se cumplía un número redondo de años desde su nacimiento: 140. También nos percatamos de que el dominio www.julioromerodetorres.es estaba libre (una de esas cosas incomprensibles que ocurren en Córdoba). Llegados a ese punto de sincronicidades (no diré "casualidades"), la maquinaria creativa de Érase una vez Córdoba empezó a funcionar...

Pensamos en una ruta conmemorativa especial por el día del 140 aniversario, así que fuímos a pedir una imagen de un cuadro para un cartel aquí, un sitio donde enseñar alguna obra poco vista allá, y un lugar donde llevar a cabo una presentación ante los medios de comunicación. Todo ello con poco menos que el rabo entre las piernas. Pero... ¡sorpresa! La respuesta de todos (Delegación de Turismo del Ayto. de Córdoba, Fundación PRASA, Mercado Victoria, Fundación Cajasur, Real Círculo de la Amistad o D.O.P. Montilla-Moriles, entre otros) fue abrumadora: todos nos ofrecieron más de lo que fuímos a pedirles. Y entonces tuvimos el honor de, sencillamente, tener que dar coherencia al conjunto bajo nuestra visión de la efemérides.

Y, cuando aquello iba esbozándose, surgían nuevas propuestas o se ofrecían nuevos colaboradores curiosamente complementarios a lo que ya teníamos, completando así una maquinaria perfecta. La guinda fue que a la Directora del Museo JRT, Mercedes Valverde, le gustó el asunto y se reunió con nosotros para asesorarnos y aconsejarnos.

No sabría decir dónde estuvo la clave, pero habíamos echado a rodar algo de lo que nadie se quería quedar fuera. "La idea tiene más poder que los grandes presupuestos", se dice ahora, por la crisis; quizá ese fuera el motivo. Aunque la adorable Mari Ángeles Raya, mi antigua profesora de Arte Musulmán y Arte del Renacimiento en la carrera, me aclaraba que las respuestas eran tan favorables porque "tú te presentas de forma muy educada y lo planteas y explicas muy bien" (y mi madre, claro, tan ancha...).

La cosa es que tras mucho "hacer la mariposa" con todos los participantes y actividades (pasadas varias, primero tanteando, luego fijando y en último lugar confirmando), el programa fue tomando forma. Ya antes de que se diera el pistoletazo de salida, estábamos muy orgullosos de un proyecto que superaba todo lo que habíamos soñado meses antes. E incluso comenzamos a recibir felicitaciones por la iniciativa y su carácter aglutinador.

Pero lo que nunca pudimos imaginar fue la satisfacción final por el trabajo bien hecho. Y también la satisfacción por el trabajo de los demás que nosotros hemos coordinado. La satisfacción, a fin de cuentas, por haber demostrado que en Córdoba se puede (y se quiere) trabajar con unidad.

Gracias a todos. 

Teo Fernández Vélez.

(Foto: Mercado Victoria)

Listado completo de colaboradores:  Excmo. Ayto. de Córdoba, Fundación PRASA, Mercado Victoria, Fundación Cajasur, Real Círculo de la Amistad, D.O.P. Montilla-Moriles, Grupo SOJO, Consorcio de Turismo de Córdoba, Audi-Safamotor, Radio Córdoba-Cadena SER, Asociación de Amigos de los Patios Cordobeses, Restaurante El Churrasco, Casa del Caballo Andaluz-Yeguada Ramírez, Córdoba Legendaria, Talleres de Teatro Laboratorio Raquel Toledo y Rutas Accesibles por Córdoba.


martes, 28 de octubre de 2014

Córdoba Subterránea (V): la sala de abluciones del Hotel Conquistador


A finales del pasado siglo se hallaron en el Hotel Conquistador los restos de uno de los baños de abluciones que Almanzor construyó alrededor de la mezquita Aljama justamente un milenio antes para la purificación previa a la entrada a la misma. Y fueron integrados en el hotel de una forma similar a como se hizo con la domus del Hospes Palacio del Bailio, que ya vimos: colocando un suelo de cristal y convirtiéndo el espacio en un salón. Pero además, en el caso del Conquistador, se dejó una parte (la que se encuentra en primer término en la imagen) descubierta. 

Si quieres conocer otros yacimientos que se encuentran en el subsuelo de nuestra ciudad, acompáñanos en nuestra ruta Córdoba Subterránea o sigue el Facebook específico de Córdoba Subterránea.

martes, 7 de octubre de 2014

Conócenos (y V): Teo Fernández


1.- Breve CV:
Licenciado en Historia del Arte formado en Córdoba, Granada y Roma, atesora amplia experiencia como Intérprete del Patrimonio. Forma parte de la Junta Directiva de la Asociación de Amigos de los Patios Cordobeses (como adjunto), del grupo Herencia Cultural Cordobesa de la Facultad de Filosofía y Letras (como miembro externo a la Universidad) y de la Cofradía del Salmorejo Cordobés. También trabaja como asesor externo para proyectos de otras empresas; por ejemplo, fue uno de los creadores de Casa del Caballo Andaluz.

2.- Papel en Érase una vez Córdoba:
"Ideólogo" (fundador y gerente de la empresa) y monitor de las rutas nocturnas Leyendas de Córdoba y Brujería y Hechicería en Córdoba.

3. Libro favorito (desde esta cuestión, responde él en primera persona):
Cien años de Soledad (hasta que lo leí, mi favorito era El retrato de Dorian Gray). 

4.- Película favorita:
Grandes Esperanzas (la de Ethan Hawke) y Cinema Paradiso.

5.- Grupo musical o canción:
Bon Jovi.

6.- Un lugar (que no sea Córdoba):
Roma. 

7.- Lo que más te gusta de tu trabajo en Érase una vez Córdoba:
Al ser el "jefe", lo que aprendo de mis innumerables errores. 

8. - Leyenda cordobesa preferida:
El Abrazamozas... :P

9.- Una fecha/época del año en Córdoba:
Feria para salir, otoño para sentir. 

10. Una recomendación para turistas:
Que hagan todas las rutas de Érase una vez Córdoba ;)



Haz click aquí para conocer a todo nuestro equipo.

domingo, 5 de octubre de 2014

140 años de duende



Desde Érase una vez Córdoba impulsamos y coordinamos una serie de actividades para conmemorar el 140 aniversario del nacimiento de Julio Romero de Torres, que se cumple el 9 de noviembre.

Por un lado, hemos diseñado una ruta patrimonial llamada "La Cordoba de Julio Romero de Torres", que muestra tanto el legado artístico como el contexto urbano del pintor y que ya se lleva a cabo todos los domingos por la mañana. La monitora habitual de este tour es Ángela Laguna Bolívar, intérprete del patrimonio cuya formación en Historia del Arte estuvo vinculada a la familia Romero de Torres en general y al Museo de Julio en particular, pues participó en la musealización de sus salas.

Sin embargo, el programa (que se podrá consultar en www.julioromerodetorres.es) no se limita a ese paseo. Sino que en torno a la fecha de la efemérides y bajo el eslogan "140 años de duende", tendrán lugar otras actividades (como veladas, conferencias o recorridos especiales de la mencionada ruta), gracias a los colaboradores que se han sumado a nuestra celebración. El listado de los mismos incluye, entre otros, al Ayuntamiento de Córdoba, la Fundación PRASA (que ha cedido la imagen con la que se ha diseñado el cartel), el Mercado Victoria, la Fundación Cajasur, el Real Círculo de la Amistad, la Asociación de Amigos de los Patios , Audi-Safamotor o el Consorcio de Turismo.

Así las cosas, quiero dar las gracias por la disponibilidad que hemos encontrado por parte de todos y por las ideas que ha aportado Mercedes Valverde, Directora de Museos Municipales de Córdoba. Ello demuestra que, trabajando de forma coordinada y aportando todos un grano de arena, se puede completar un gran trabajo conjunto en favor de la ciudad. Ese es el camino a seguir.

Teo Fernández Vélez




jueves, 25 de septiembre de 2014

El signo del mes: Libra




Es, sin duda, el signo zodiacal más pobre en cuanto a mito se refiere. De hecho, está relacionado con Astrea, la diosa catasterizada (convertida en estrella) como Virgo. Así, Libra sería el atributo de esta diosa, quien se serviría de una balanza para pesar la justicia de los hombres o el destino de éstos.

No obstante, esto no siempre fue así. En un principio se consideró que serían las pinzas (Chelae en griego) de Escorpión, pinzas que en latín se designaban como Libra. Pero ¿cómo explicar el paso de “pinzas” de un escorpión a los brazos de una “balanza”? En el comentario de Servio, autor latino, a las Geórgicas de Virgilio (1.33) parece ser que está la clave. La balanza se consideró como símbolo de la Justicia por cercanía con Virgo, ya que estaba situada bajo éste.

Los romanos consideraban que Virgo era la catasterización de Erígone, hija de Icario, el introductor de la vid y el vino en Grecia. Éste dio a beber del fruto de la nueva planta a los ciudadanos, quienes, por no tener colmo, se emborracharon. Creyendo que Icario los había envenenado, lo mataron. Cuando Erígone fue a buscar a su padre, al encontrarlo muerto, se ahorcó sobre la tumba paterna. Por la piedad hacia su padre, fue convertida en estrella por los dioses y llamada con el nombre de Justicia.

Servio reafirma esto unas pocas líneas antes de relatar brevemente el mito de Erígone cuando escribe que “libra (las pinzas del cangrejo) son la equidad, Virgo la justicia”.


Dámaris Romero
Profesora de Filología Clásica de la UCO
 

sábado, 20 de septiembre de 2014

Córdoba Subterránea (IV): la "domus" del Hospes Palacio del Bailío


Bajo el comedor del Hospes Palacio del Bailío (y visible a través del acristalado suelo del mismo) se encuentran maravillosamente integrados los restos de una "domus" (casa) romana. Concretamente, según indica el Catedrático de Arqueología de la UCO Desiderio Vaquerizo Gil en la Guía Arqueológica de Córdoba, se trata de "un peristilo con decoración parietal pintada y columnas de piedra caliza y capiteles de orden toscano remontables quizá a momentos tardorrepublicanos". Las visitas a la misma están restringidas, al accederse a ella a través del spa del hotel

Si quieres conocer otros yacimientos que se encuentran en el subsuelo de nuestra ciudad, acompáñanos en nuestra ruta Córdoba Subterránea o sigue el Facebook específico de Córdoba Subterránea.





lunes, 15 de septiembre de 2014

Las Claves JRT (I): su padre



La figura de Julio Romero como pintor no se limita a su conocido y popular estilo que aún hoy en día cautiva a propios y extraños. Como cualquier artista, el joven Julio tuvo una formación pictórica que partió de la mano de alguien cercano, su padre, el pintor onubense Rafael Romero Barros. Podríamos decir que nos encontramos ante un humanista en toda regla, un hombre que dedicó su vida por y para la cultura. Lo curioso es cómo, a pesar de su fulgurante carrera y de la cantidad de mejoras que realizó en Córdoba siempre ha ocupado un plano secundario, casi desconocido, ocultado tras el halo de la famosa figura de su hijo.

Rafael Romero Barros (nacido en Moguer, Huelva, en 1832) aprendió a pintar de la mano del paisajista sevillano Manuel Barrón. En aquellas clases compartiría enseñanzas con los hermanos Bécquer (Gustavo Adolfo fue poeta, pero también gustó del noble arte del dibujo). El realismo con el que impregnó sus obras resulta casi fotográfico, sólo hay que ver su Bodegón de naranjas para darnos cuenta de ello. No importa la temática del cuadro: paisajes, bodegones, retratos o representaciones costumbristas, todos ellos se caracterizan por esa precisión en el dibujo que hacen de Rafael Romero un pintor notable.

Llegó a nuestra ciudad en 1862 para tomar el cargo de conservador en el Museo Provincial de Pinturas. Desde su residencia y lugar de trabajo en la Plaza del Potro, Rafael iniciará su labor en el museo y en su empeño por desarrollar la labor artística de Córdoba fundará la Escuela Provincial de Bellas Artes.

Pero, la vida de Rafael Romero Barros estuvo salpicada por varias facetas, conectadas por el arte y la cultura, que no debemos olvidar: conservador de museo, secretario y posterior director de la Comisión de Monumentos y restaurador, fue además crítico y escritor. Podríamos decir que estamos ante uno de los primeros “concienciadores” que alzó la voz y se preocupó porque Córdoba retomara el esplendor perdido. Prueba de ello fue su apasionado proyecto: Córdoba monumental y artística, un libro decorado con dibujos de su hijo Rafael y donde pretendía realizar un pormenorizado análisis del estado de cada uno de los monumentos de nuestra ciudad. Por desgracia, su temprana muerte hizo que sólo nos haya quedado para el recuerdo su peculiar y romántica descripción de la Mezquita-Catedral.

También cabe destacar su conciencia social, ocupando el cargo de Secretario en la Asociación de Obreros Cordobeses desde el cual se hizo consciente de la situación que atravesaban las clases más bajas y haciendo de ello partícipe al resto de la sociedad mediante algunas de sus pinturas. Cuando falleció, en diciembre de 1895, los integrantes de la asociación y cordobeses de todas las clases velaron su cadáver y lo acompañaron para darle su última despedida, antecediendo de algún modo, al apoteósico amor que después profesarían a su hijo más querido.

La labor de Romero Barros es digna de mención, por la dedicación y el afán con los que trabajó por Córdoba. Porque probablemente sin él, no sólo no hubiésemos tenido a Julio, sino que hoy en día no tendríamos en pie muchos de los monumentos de los que hoy, propios y extraños, disfrutamos en nuestros paseos descubriendo la ciudad.


Monitora de la ruta "La Córdoba de Julio Romero de Torres", que
conmemora el 140 aniversario del nacimiento del pintor