domingo, 30 de marzo de 2014

El signo de mes: Aries




Signo zodiacal también conocido por Carnero, es, sin lugar a dudas, el caprino más famoso de toda la Mitología griega, pues tras él se esconde el mítico Vellocino de Oro.

  
Atamante, rey de Tebas o del reino de los coroneos, se casó con Néfele, con la que tuvo un hijo, Frixo, y una hija, Helen. Tras repudiarla, contrajo segundas nupcias con Ino, que siempre celó de los vástagos del primer matrimonio de su esposo, de modo que ideó matarlos. Para ello, persuadió a las mujeres del reino que tostasen los granos de trigo que serían utilizados para la siembra. Como era de esperar, esos granos no dieron el fruto esperado, por lo que Atamante envió mensajeros al oráculo de Delfos para preguntar la causa. Ino sobornó a esos enviados para que, cuando el rey les inquiriera, respondieran que el oráculo vaticinó el sacrificio Frixo y Helen para la recuperación de la fecundidad de la tierra.

Cuando Frixo y Helen estaban a punto de ser sacrificados, Helen les entregó un carnero de piel dorada que Hermes le había regalado. Ambos niños, subidos sobre los lomos del animal, lograron huir volando –el carnero podía volar.

En su camino de huida, cuando Frixo y Helen estaban sobre la parte más estrecha del mar, la niña cayó al agua – por lo que ese mar recibió su nombre (Helesponto). Tras este accidente, Frixo y el carnero llegaron a Cólquide, donde su rey, Eetes, lo acogió y le entregó a su hija Calcíope como esposa. A cambio, Frixo sacrificó el animal a Zeus, despojándole de su piel de oro, la cual entregó a Eetes.

El animal, por su entrega, fue catasterizado. Sin embargo, su brillo es escaso, ya que fue convertido en estrella después de ser sacrificado y sin su dorada piel. 

Eratóstenes nos describe la posición de las estrellas en Aries de la siguiente manera:

“En la cabeza tiene una estrella; en el hocico, tres; en el cuello, dos; <en> la punta de la pezuña que tiene adelantada, una; <en> el lomo, cuatro; <en> la cola, una; bajo el vientre, tres; sobre la cadera, una; en la punta de la pezuña que tiene retrasada, una: en total, diecisiete.” (traducción de José B. Torres Guerra).

Dámaris Romero
Profesora de Filología Clásica de la UCO

domingo, 9 de marzo de 2014

Érase una vez... Córdoba y Japón




Érase una vez Córdoba es (somos) la empresa con más actividades dentro del programa del Año Dual España-Japón en Córdoba. ¡Esperamos que os gusten!

- Viernes y sábados del 14 al 30 de marzo (20:00 hrs.): ruta nocturna Leyendas de Córdoba con inclusión de curiosidades que relacionen Córdoba y Japón. Haz click aquí o en la solapa “Ruta nocturna Leyendas de Córdoba” para más información general sobre la ruta de leyendas.

- Lunes 24 de marzo : Conferencia “Honor y lealtad: El código ético de los samuráis en el Japón tradicional”. Por Juan Leña, cordobés embajador en Japón. A las 20:30 hrs. en el Palacio de Viana. En colaboración con Casa del Caballo Andaluz (Yeguada Ramírez). Entrada libre hasta completar aforo.

- Jueves 27 de marzo: Velada de relatos en el patio. Especial cuentos y leyendas y japoneses. Patio c/San Basilio n. 50 las 20:30 hrs. Precio: 6 euros (incluye consumición). Imprescindible reserva en el 625080786. Haz click aquí para conocer cómo se desarrolla habitualmente esta actividad.

viernes, 28 de febrero de 2014

El mito del mes: Piscis



Este signo zodiacal suele recogerse entre los mitógrafos bajo el nombre de “Peces”. ¿Quiénes se esconden tras estos peces y por qué fueron catasterizados (convertidos en estrella)? Dos son las explicaciones más conocidas.

La primera de ella, narrada por Eratóstenes, hace a estos Peces descendientes, hijos o nietos, del Gran Pez, quien salvó a Dérceto tras caer en una laguna por la noche en Bámbice (o Hierópolis). Dérceto, a la que los habitantes de la zona llamaban diosa Siria, era hija de Afrodita. Como recompensa por este salvamento, al Gran Pez y a sus descendientes se les honró con su conversión en astros.

La segunda explicación continúa relacionada con Afrodita, quien, junto con Cupido, se transforman en estos animales acuáticos para huir de Tifón –o Tifoeo-, monstruoso hijo de Gea que quiso reinar entre los dioses. Debido a su apariencia física -cien cabezas de serpiente que salían de sus hombros con negras lenguas; todos sus ojos lanzaban fuegos, según Hesíodo (Teogonía 825-829)-, y su enorme fuerza, los dioses olímpicos tuvieron que huir y esconderse de él, tomando falsas apariencias. Afrodita y su hijo Cupido se refugiaron en Siria –o, según Ovidio (Metamorfosis V.323-331) y otros autores, en Egipto-, metamorfoseados en peces en el río Eúfrates. Esa es la razón por la que, de acuerdo a Higinio (Astronómica II.30), los sirios de esas regiones no comen pescado, ya que temen comerse a los dioses.

Cada uno de estos dos peces, boreal y austral, representa un hemisferio diferente, en posición cambiada, aunque ambos tienen un nexo común. Según Eratóstenes (Catasterismos 21), la posición de estas estrellas es la siguiente:

“El pez boreal se compone de doce estrellas [y dos…], el austral de quince. El cordón que los mantiene juntos tiene, en la parte norte, tres estrellas; en la del sur, tres; en dirección al este, tres; las que conforman el propio neo son tres: en total, doce. Todas las estrellas de ambos peces y de su nexo son treinta y nueve” (traducción de José B. Torres Guerra).


Dámaris Romero
Profesora de Filología Clásica de la UCO

domingo, 23 de febrero de 2014

Mitos y leyendas de la provincia de Córdoba (X): la Virgen de Luna


Había en Pedroche –ha muchos años– un pastorcito que, antes del amanecer, salía con sus ovejas  -blancas como la nieve-, cogía su mzurrón y con su borreguito “Lucero”, de color canela con pintitas blancas, allá se iba en busca de fresca hierba que alimentara al ganado.


El clarear del día le sorprendía ya metido entre las encinas, anda que te anda, cantando y haciendo sonar el cascabel de “Lucero”, al que llevaba en sus brazos, por ser éste muy chiquitito y porque de andar pronto se cansaba.


                ¡Ti... lín…tilín!,

                Ya se fueron las estrellas.

                ¡Talán…talán!,

                Ya viene el sol en busca de ellas.



Las alondras…pií…pí…, pasaban rozando cerquita de “Lucero”, que tiritaba un poco con el frío de la mañana; el pastorcito lo arropó con su zalea, dejándole la cabeza al aire para que no se ahogara. La oveja “Grande”, madre del corderito habíase quedado rezagada del resto del rebaño y caminaba al lado del pastorcito, lamiéndole las manos y llamando a su hijo: …bee…bee.

Lejos, se veía un arroyito de agua clara, que corría entre juncos y tropezaba con unas piedrecitas blancas haciendo: ..glu…glu…glu. Llegaron las ovejitas y pasaron el arroyo brincando; el pastorcito se dispuso a cruzarlo, pero antes paróse a meter a “Lucero” en su zurrón, para que no se mojara, si acaso resbalaba al saltar:
 

                ¡Tilín…tilín!,

                Ya pasamos el arroyo.

                ¿Talán…talán!,

                Y las ovejas,¿dónde están?



Las ovejitas corrieron más de la cuenta, pues habíanse asustado del ruido que, al galopar, formaban gran número de caballos, que montados por aguerridos caballeros pasaban por aquel lugar. Los ojos del pastorcito vieron, atónitos, el caballo blanco del Capitán, que iba el primero, con la crin rizada, reluciente el bocado y que parecía llevar espejitos en las rosetas, cerca de las orejas… Y vio a los caballeros con sus armaduras de bronce, su airón de colores que agitaba el viento, y sus espadas y lanzas… Y vio caballos de muchos colores, y aún pudo poner a prueba sus ligeras piernas y su gran decisión corriendo tras un caballo desmandado, al que logró alcanzar y parar, entregándolo al caballero, que premió su buena acción, regalando al pastorcito (para que la pusiera a “Lucero”) la campanita de plata que su caballo llevaba.


…Todavía estuvo un buen rato viendo alejarse a los hombre de armas, (que tales eran los caballeros que a su vera habían pasado) y cuando ya no divisaba más que una nube de polvo, acordóse de que había perdido las ovejitas y allá, a buscarlas,corrió:


                ¡Tilín…tilín!,

                Los caballeros van ahí.

   ¡Talán…talán!,

  ¿Cuántos irán?



…pronto dio con las ovejas que en una cañada andaban, roe que te roe. Las contó y estaban cabales: catorce con la oveja “Grande” (que por cierto no comía, sino balaba, llamando a su hijito), más las  cuatro vaquitas que pastaban allá más lejos. Por la altura del sol adivinó la hora: las doce serían “chispa más o menos”. Su pensamiento voló hacia la casita, donde sus padres, en tales momentos, estarían rezando las tres Avemarías del Angelus. Clavó su cayada en el suelo y, con ambas manos sobre ella, rezó el Avemaría.

Hecho esto, el pastorcito dejó a “Lucero” junto a su madre y se apartó a la orilla de un arroyo, donde poder apagar la sed que le devoraba que (por la larga jornada) era mucha y contenida.


…Bebiendo estaba, cuando miró y vio retratada en el agua una Virgencita con un niño en los brazos y una Luna a sus pies; volvió la cabeza y encontró en la rama de una robusta encina a la Virgen que había visto en el agua… Lleno de alegría y loco de contento, subió al árbol, cogió la Virgencita y la metió en el zurrón para llevársela a su casa. Andando andandito, hacia el pueblo se encamina, presto el paso, para enseñar a sus padres la Virgen que se le ha aparecido:


                ¡Tilín…tilín!,

                La Virgencita va a quí.

                ¡Talán…talán!,

                Mi madre la verá.



Llega a su casa y la madre, que lee la alegría en sus ojos, le pregunta:


-¿Qué traes, que tan contento vienes?


-¡Mira! (le dice metiendo la mano en el zurón)… ¡Anda!, no está aquí; yo la metí en el zurrón y no está aquí la Virgen.


-¡…!


-Se me ha escapado del zurrón la Virgen! (exclama el pastorcito llorando).

Al día siguiente,pidió a su madre unos cordeles y, muy de mañanita se fue al lugar donde había visto la Virgen y encontróla de nuevo,en la rama de la encina; la cogió y volvió a meterla en su zurrón. Pero esta vez la ató con los cordeles para que no se pudiera ir. Seguro de que ahora sí que la verían sus padres y todo el pueblo, hacia allá corrió,ligero como un gamo:


             ¡Tilín…tilín!,

La Virgen va aquí.

¡Talán…talán!,

Ya no se escapará.



…Y su sorpresa fue grande cuando, después de desatar los cordeles con mucho cuidadito,notó que la Virgen había desaparecido de nuevo.

Por tercera vez acude a llevársela, cuando oye que la Virgen le dice: "Pastorcito, no me lleves más en tu zurrón, porque quiero estar aquí en estos jarales..." Aquellas dulces palabras de la Virgencita dejan encantado al pastorcito, que quisiera ir ahora en volandas a su pueblecito a dar la Buena Nueva; y dicho y hecho: por la trocha, aquí brincando y allí corriendo, el pastorcito llegó a Pedroche antes que decir amén, comunicando a todos lo que la Virgen le dijo.

El pastorcito, sus padres, hombres, mujeres y niños de la villa de Pedroche, salen hacia el lugar donde se ha aperecido la Virgen. En el camino se les unen los pastores que habitan las chozas de las majadas. Lejos suenan: ¡ti…lín tilín…!, las campanitas de las ovejas; los cabaones chirrían en los cogollos altos de las encinas; se oye el ru…ru de las tórtolas que arrullan y…a prisita, bajo el cielo azul y pisando la verde pradera, llegan todos juntos a la encina que está cerquita del arroyo y se encuentran a la Virgen con el Niño Jesús en sus brazos y una Luna a sus pies. Arrodillados, comienzan a rezarle una Salve que, trémula de fervor, sube al Cielo, ascendiendo entre las nubes que, cual vellones de blancos corderos, parecen suspendidas,por una hebra de oro, allá muy alto,muy alto.


Mientras esto pasaba, la noticia de la aparición de la Virgen había corrido con la velocidad de un cometa por los pueblos del Valle de los Pedroches: Pozoblanco y Villanueva de Córdoba acuden presto y se disputan la veneración de la Virgen, alegando  que se ha ha parecido en terrenos que pertenecen a las tres Villas. En efecto, aquellos parajes, donde apareció la Virgen, eran de los tres pueblos y allí quiso estar, como para decir que a todos quería mucho. 

Las autoridades arreglaron el asunto fundiendo en un sólo corazón (como dice el cantar) todo el cariño y devoción de los tres pueblos hacia su Virgen de Luna (que así la llamaron desde entonces, por haberse aparecido con la Luna a sus plantas), y decidieron: primero, levantarle una Ermita en el mismo sitrio donde se había aparecido y después señalar a cada una de las tres Villas un día fijo (dentro del año) en que irían por la Virgen a su Santuario (aunque lloviera, nevara o granizara), para poderla tener en su pueblo un poco tiempo  y que una vez terminado el plazo ,la llevarían a su Ermita,para que otra de las Villas fuera a por Ella.
 

Desde aquellos tiempos, todos los años, sin interrupción, los habitantes de esta comarca acuden, unos a pie, a caballo otros,aquel en burro, otros en carros, alegrando el camino con cantos a la Virgen y galopes de caballos que entre cabriolas y piruetas pugnan por ser los primeros en llegar a la Ermita, que se ve blanquear, allá a lo lejos,entre el zul de los chaparros. 

Y es digna de ver esta procesión, caminando entre el rataplán del tambor y el tintineo de las colleras, alejándose entre las recias encinas por donde discurre el camino de la Virgen. Hay paradas de los Hermanos que mientras revolotea su bandera-estrella azul sobre verde hierba-lanzan al aire las descargas de rigor, haciendo que se den un abrazo-de olores-la pólvora y el tomillo, mientras las andas de la Virgen balanceando sus campanitas de plata, pasan de hombros de un soldado a los de un estudiante y de este a los de un artesano. Jinetes sobre briosos corceles, cuajados de madroños y otras filigranas de talabartería, caracolean a la vera de la Virgen, sorteando las macizas encinas y quebrando rayos de sol con rosetas   y alamares. Los romeros salmodian, incesantes, sus coplas:
 

                “Canta el cielo y tierra a una,

                En concierto universal:

                ¡Viva la Virgen de Luna,

                Nuestra Madre Celestial!”



Y así llegan a “Los Llanos”, donde un niño, aupado por los brazos de su madre, exclama: “Virgen de Luna, ¿quieres mi jolnazo?, que, si no, me lo zampo“.


                A la Virgen de Luna,

                Me voy mañana;

                A tirar de la soga

                De la campana.              



Adaptada para niños por:
Adolfo de Torres
Enero de 1.942

(Enviada por Miguel Torres Murillo, cronista
oficial de Santa Eufemia y residente en Pozoblanco)
              

sábado, 15 de febrero de 2014

La (otra) leyenda del Potro.




Existe una leyenda tradicional sobre la Posada y la Fuente del Potro, y también alguna que otra deformación de la misma, como la que relaciona los hechos no con esos hitos materiales sino con la Cruz del Rastro. Pero no son las que nos ocupan (si quieres conocer esas, puedes venir a nuestra ruta nocturna Leyendas de Córdoba).
Lo que pretendemos analizar en este breve artículo es un curioso rumor más reciente que asegura que la fuente está coronada por una copia del potro original, encontrándose este en el jardín de una casa en la calle Rey Heredia; y que, si el portón de madera está abierto, se puede observar, junto a otras hermosas piezas, a través de las rejas que cierran el zaguán.
Pues bien, esa casa existe y, efectivamente, en su jardín hay una estatua idéntica a la de la fuente (imagen superior). Pero ello se debe a que es la casa-taller del entrañable Joaquín Vázquez Urbano, artista que trabaja la piedra, y también de su cuñado, el famoso imaginero Miguel Arjona Navarro, fallecido en 2012.
Y, según nos aclaró el propio Joaquín, este potro no es otra cosa que el modelo previo que hicieron para una copia de la escultura de la fuente que les encargaron para una plaza pública de una ciudad estadounidense.

En este caso, el bulo no alcanza (al menos por ahora) dimensiones de una leyenda en toda regla. Pero se suma a las suposiciones y deducciones que, guiadas por la subjetividad, se entrecruzan con la realidad para tejer la magia de nuestra historia.
Teo Fernández
*Información registrada

domingo, 9 de febrero de 2014

¿Eres un "cordobés de leyenda"?/Una forma de entender Córdoba:




¿Quieres saber si eres un cordobés "normal" (lo cual ya es todo un honor y privilegio) o un cordobés de leyenda? Pues lo tienes muy fácil: "Érase una vez Córdoba" es una forma de entender esta ciudad, que se basa en estos cinco principios:
1.- Papel fundamental de la leyenda como transmisor de la esencia de un lugar: Como me dijo nuestro amigo Arturo Luna Briceño, "la leyenda es la filosofía de la Historia". Los apólogos y relatos, además de ser normalmente más atractivos, transmiten mejor ciertas dimensiones de un legado que los hechos "reales". Y no olvidemos que estos hechos "reales", aunque se consideren científicos y contrastados, mantienen un alto grado de subjetividad, mientras que la leyenda presenta valores atemporales (incluso en el caso de ser alterada por la transmisión oral con el paso de los siglos, esa misma alteración, si es espontánea, resulta igualmente un valor). Arturo nos enseñó también que las leyendas no deben novelarse y mucho menos deformarse a nuestro antojo, pues se debían transmitir como lo que son: "historias escritas en el viento".

2.- La magia se encuentra en los rincones perdidos: El casco antiguo de nuestra ciudad presenta un sugerente urbanismo ideal para para perderse. Y, en esos paseos sin rumbo, podemos comprobar que el espíritu de Córdoba se manifiesta con mayor claridad en lugares que en ocasiones no son los más concurridos pero que igualmente contienen un denso y atractivo pasado.

3.- El legado como elemento articulador fundamental: Córdoba debe entenderse como un "todo" en el que el Patrimonio juegue uno de los papeles organizativos principales (o quizá el principal), tanto por el respeto que debemos a nuestro pasado como por su potencialidad cultural y económica. Sin embargo, en algunos casos el respeto no es tanto como debería; y en otros, curiosamente, ocurre al contrario: no se aprovechan como se podría elementos patrimoniales que ya existen (como, por ejemplo, Julio Romero de Torres).

4.- Sostenibilidad: Por ese respeto al pasado y precisamente para conservar las potencialidades del Patrimonio, la explotación del mismo debe llevarse a cabo de manera sensata y coordinada, teniendo en cuenta su fragilidad tanto material como inmaterial (cosa que no solemos hacer).

5.- La Feria de Córdoba es la mejor del mundo.
Si estás de acuerdo con estos cinco principios de Érase una vez Córdoba, con nuestra forma de entender la ciudad, ya has salido de dudas: ¡Eres un cordobés de leyenda! ¡Enhorabuena y bienvenido!
Teo Fernández
Puedes seguirnos en Facebook o Twitter.

domingo, 26 de enero de 2014

La "Arquitectura del Sol" en Bujalance


El casco urbano de Bujalance, en el corazón de la campiña cordobesa, atesora un impresionante conjunto de arquitectura religiosa, erigido entre los siglos XVI y XVIII, y auspiciada por el obispado de Córdoba,  la poderosa oligarquía local y por las órdenes de Franciscanos y Carmelitas.  Este legado patrimonial ya impresiona al visitante por sus valores arquitectónicos y artísticos, a los que se une la singularidad de la torre inclinada del templo de la Asunción, conocida como la Pisa de Andalucía. No obstante, aún hay un atractivo mucho más sutil y fascinante, que ha permanecido velado durante siglos, y que ahora, tras descifrar sus claves astronómicas y matemáticas,  sale a la luz con “La Arquitectura del Sol”. 

En la ruta guiada La Arquitectura del Solse invita al visitante a acercarse a la mirada de la enigmática escuela de pensamiento que inspiró la singular arquitectura religiosa de Bujalance.   Descubrirá que hubo un tiempo en el que el mundo, imperfecto y mutable, estaba hecho de cuatro elementos: tierra,  agua, aire y fuego; y el cielo, perfecto y eterno, de éter o quintaesencia.  La Tierra estaba rodeada por ocho esferas concéntricas, que albergaban al Sol, la Luna, los planetas, y las estrellas fijas, mientras que en la novena esfera comenzaba el reino de los cielos: la casa de Dios y de los Santos, el lugar al que anhela retornar el alma. 

Las naves de las iglesias se orientan aquí, como flechas, apuntando con una precisión de décima de grado al lugar exacto del horizonte local por donde sale o se pone el Sol en el día de la onomástica del Santo titular, produciendo en esas fechas bellísimos “milagros de la luz”.  En la planta y el alzado de los templos se usa la Divina Proporción de Pacioli, el número de Dios asociado a la quintaesencia, la sustancia sutil que todo lo penetra y que engendra a los cuatro elementos del mundo sensible, la misma quintaesencia capaz de transmutar los metales, o de sublimar el alma. Así, el Templo de la Asunción, orientado al orto solar en su onomástica, es una  morada filosofal, un lugar de bendición, donde la oración y la mediación de la  Santísima Virgen obrarían el milagro de acercar el alma a Dios.

El visitante descubrirá así una singular manifestación de religiosidad cristiana rodeada de algunos elementos del mundo clásico, que constituye una auténtica rareza en todo el territorio nacional, y nunca antes descrita en este contexto geográfico e histórico, y que en Bujalance nos ha dejado  estos poemas de luz y piedra,  que hacen de este pueblo un lugar para el misticismo religioso e intelectual.

                                                                                                                          J.M. Abril
Bujalanceño Catedrático de Universidad en el área
de Física Aplicada de la Universidad de Sevilla


Para más información sobre este tema os animamos a visitar el interesantísimo blog del autor del artículo: www.cuadernosdebujalance.blogspot.com

 

viernes, 24 de enero de 2014

El mito del mes: Acuario





Conocido también como "Aguador", este segundo nombre nos ofrece bastante información sobre quién se esconde detrás de esta constelación.

El aguador más conocido de toda la mitología griega es Ganímedes, hijo de Tros y Calírroe. Siendo apenas un adolescente, mientras vigilaba los rebaños de su padre en las montañas que circundaban Troya, Zeus se fijó en él y quedó prendado de la belleza del joven -no en vano Homero lo califica como “el más bello de los hombres mortales” (Ilíada 20.232). Sin dudarlo, el olímpico lo raptó sirviéndose de un águila –convertida por ello en estrella- o transformado él mismo en águila, y se lo llevó al Olimpo. Allí servía de copero de Zeus escanciando néctar en la copa del dios.

Por eso, las estrellas que conforman la constelación de Acuario representan a este aguador que “se halla de pie sosteniendo una vasija y [que] vierte una gran cantidad de líquido” (Eratóstenes, Catasterismos 26). La posición de estas estrellas es la siguiente de acuerdo, como siempre, a Eratóstenes:

“Tiene en la cabeza dos estrellas de brillo escaso; en cada hombro, una (grandes las dos); en cada codo, una; en la punta de la mano derecha, una brillante; en cada tetilla, una; bajo las tetillas, a uno y otro lado, una; <en > la cadera izquierda, una; <en > cada rodilla, una; <en > la espinilla derecha, una; en cada pie, una: <en total, diecisiete>. El agua que vierte consta de treinta y una estrellas, y tiene dos que son brillantes” (traducción de José B. Torres Guerra).


  Dámaris Romero
Profesora de Filología Clásica de la UCO

jueves, 16 de enero de 2014

Leyendas de Córdoba: el Cristo de los Faroles


Cuenta la gente del barrio que cuando se doblaba el alambre del tiempo entre los siglos XVIII y XIX, cada noche, a eso de las doce, una oscura silueta subía por el Bailío para introducirse en la Plaza de Capuchinos. Unas botas de suela dura que se perdían bajo la larga capa retumbaban tan lentas como rítmicas en las sencillas paredes, tensando la atmósfera y la turbia iluminación mientras se inclinaban al unísono las velas que los devotos habían colocado al pie de la Imagen.

Ya inmóvil ante el Cristo de los Desagravios y Misericordia, parecía murmuar siempre las mismas palabras, terminadas las cuales, continuaba su paseo para desaparecer entre la neblina de la calle del Silencio, de muy adecuado nombre para tan espectrales acontecimientos. Hechos que, por supuesto, dieron lugar a todo tipo de comentarios y suposiciones, incluidas las que planteaban que se tratase un espectro; incluso había quien acudía a presenciar la fantasmagórica escena para salir de dudas.

Y en una ocasión, inesperadamente, lo consiguieron: El misterioso personaje confesó a esos espectadores que el origen de todo se encontraba en un violento atraco que había sufrido en aquel lugar y en el que se libró de mayores daños de manera casi mágica. Atribuyendo su salvación a la intervención del Cristo, acudía allí todas las noches a la misma hora del incidente para darle las gracias. Tras esa, sin embargo, no habría más, pues tenía que partir al día siguiente para servir en elejército del rey en tierras lejanas y, por ello, se estaba despidiendo.

Aquella desaparición entre la neblina de la calle del Silencio fue la última...

Teo Fernández
Imagen: tripavisor.es


PD: Si quieres conocer nuestras principales leyendas y tradiciones locales, no dudes en realizar nuestra Ruta nocturna Leyendas de Córdoba. ¡Te esperamos!

domingo, 5 de enero de 2014

Mitos y leyendas en la provincia de Córdoba (IX): La diosa Caelestis en Torreparedones



La diosa Caelestis es una divinidad de origen oriental, concretamente africano, que alcanzó gran popularidad en colonias romanas occidentales. Su culto se ha relacionado con el de la diosa cartaginesa Tanit, protectora de la fertilidad y fecundidad, así como de portadora de oráculos. No obstante, también se le vincula con la guerra, la navegación, la salud y el mundo de ultratumba.

En el panteón romano su culto fue adoptado en torno al año 146 a.C., en plena III Guerra Púnica, bajo la advocación de Juno Caelestis. Fueron también frecuentes las asimilaciones con diosas como Cibeles, Diana, Fortuna, Venus e Isis, prolongándose su fama y pervivencia hasta bien entrado el siglo V.

Los testimonios epigráficos más abundantes proceden de su lugar de origen, África, seguido de Italia e Hispania. Precisamente, uno de los casos más interesantes procede de la colonia de Ituci (Torreparedones, en la provincia de Córdoba), lugar dedicado al culto de esta diosa tal y como se extrae de los restos epigráficos hallados sobre la frente de una cabeza femenina de piedra caliza, de poco menos de 7 cm de altura, que debió corresponder a una estatuilla completa y que representaría a la diosa que venimos comentando.

El culto a Dea Caelestis en Ituci tiene su razón de ser allí por la presencia de aguas salutíferas en el entorno del yacimiento (Fuente de La Romana) y por el sentido astronómico de su santuario. Este valor astral y mágico se podría relacionar también con la presencia de un banco localizado a la entrada del santuario que podría haber servido para la realización de banquetes rituales, aunque lo más plausible es que sirviese para dormir y esperar que los mandatos divinos se trasmitiesen a la persona a través del sueño (incubatio)

Ésta es, por tanto, una clara e interesante reminiscencia oriental en la campiña cordobesa que nos evoca el importante papel que jugó Oriente en nuestro bagaje cultural.


María Pérez Tovar
Arqueóloga baenense

miércoles, 1 de enero de 2014

Resumen 2013


Nuestro primer año completo de vida ha sido trepidante. Lo empezamos con nuestra primera aparición en FITUR y colaborando con algunas prácticas de la Universidad de Córdoba, colaboración que se completó al incluir nuestra ruta nocturna Leyendas de Córdoba como activididad complementaria para los participantes del I Simposio Nacional La figura del fantasma en la literatura griega, que tuvo lugar en mayo.

A principios de verano participamos en dos encuentros de empresas de ocio de la Diputación de Córdoba (uno provincial y otro autonómico). Y también, ya en septiembre, en la Semana Europea de la Movilidad (realizando una ruta accesible) y en la Jornada Europea de la Cultura Judía en colaboración con la Delegación de Patrimonio, Casco Histórico y Naturaleza del Ayto. de Córdoba (añadiendo leyendas judías al habitual contenido de Leyendas de Córdoba).

En octubre igualmente la adaptamos, durante un fin de semana, con motivo de la festividad local de San Rafael (realizando visita nocturna a la iglesia del Juramento). Y ya a caballo entre ese mes y el de noviembre celebramos nuestra particular “Semana de Ánimas” (pues evitamos usar el término “Halloween”).

Durante la misma, tuvieron lugar, entre otras cosas, teatralizaciones sobre leyendas cordobesas y, la víspera del día de Todos los Santos (31 de octubre) hicimos una ruta especial que accedió a algunos de los edificios que normalmente explicamos desde fuera. Destacando la visita nocturna a la Facultad de Letras y la adyacente Capilla de San Bartolomé (en la que nos acompañó el Decano de aquella, por ser la primera actividad de este tipo que allí se celebraba) o al Palacio de Orive. (Es posible ver el dossier de este recorrido en el respectivo álbum de fotos en Facebook: Córdoba, como nunca te la han contado).

Y en diciembre estrenamos la edición en bicicleta de Leyendas de Córdoba, poniendo el broche de oro a un año en en el que también hemos tenido el honor de ingresar en la Cofradía del Salmorejo y en la Junta Directiva de la Asociación de Amigos de los Patios Cordobeses. Por ambas cosas queremos dar las gracias (ya que han sido por propuesta interna). Prometemos, en el que comienza, trabajar para estar a la altura de las circunstancias.

¡Feliz 2014!

Teo Fernández