martes, 19 de agosto de 2014

Bujalance y el sol: una historia de película


Imagina un pueblo aparentemente como cualquier otro. Un apacible pueblo con su castillo, con sus iglesias y su autenticidad.

Pero imagina también que, curiosamente, cinco de esas iglesias estuvieran orientadas hacia el sol coincidiendo con el día de sus respectivos santos titulares, dando lugar en algunas de ellas al "milagro de la luz" coincidiendo con el amanecer o el atardecer de esa fecha (como se aprecia en la imagen). Y que no se conociese ningún caso igual en el mundo.

Imagina que este hecho, digno de ser argumento de un best seller, se completase con la continua presencia en esas arquitecturas de la "proporción aúrea" o "divina proporción". E incluso con algún misterioso símbolo del que aún no se ha desvelado el significado.

Imagina que se crease en torno a todo ello una ruta patrimonial que, huyendo de la tentadora especulación y de cualquier tinte esotérico, te desvelase con rigurosidad científica todos esos secretos.

Imagina que fuese guiada por tres cicerones locales de excepción: Un maestro jubilado, bastón en mano, introduce la historia del pueblo. Una joven historiadora del arte explica el estilo y las pinturas y esculturas de los edificios. Y un Catedrático de Física Aplicada detalla la relación con la astronomía. Un equipo con roles tan definidos y complementarios que también podría haber salido de cualquier película.

Imagina que todo eso estuviera a media hora de Córdoba.

Pues deja de imaginar, y descubre "La Arquitectura del Sol" de Bujalance.

Teo Fernández Vélez

Haz click aquí para tener información sobre esta ruta (que no es nuestra).


jueves, 14 de agosto de 2014

Leyendas de(L) Córdoba (II): un caimán de Primera División



Koki se ha convertido en una de las mascostas deportivas más caracterísitcas de nuestro país y ha comenzado a conformar, en sus seis años de existencia, algo poco común en este tipo de personajes: una personalidad propia (que le ha llevado a ser, incluso, apercibido de sanción).

El diseño del "cocodrilo", que no es otra cosa que el famoso caimán de la Fuensanta, dejó en la cuneta a propuestas que eran incluso más castizas; entre ellas, Perolete, Flamenquito o Mezquito. Y, visto con la perspectiva actual, parece evidente que Koki era, además de la más original, la más llamativa para el publico infantil.

Acerca de este modo a los niños una de nuestras más características tradiciones y leyendas. Aquella que explica el motivo por el que se encuentra ese caimán (disecado) colgado en una pared lateral del santuario de Nuestra Señora de la Fuensanta.

Se cuenta que el origen estuvo en una gran subida del río (hubo varias, y en el propio santuario están marcadas en el muro), que, al normalizarse, dejó en la entonces llamada "Huerta de Albacete", entre suciedad y peces muertos, un enorme y voraz reptil que aterrorizó al barrio.

Existen varias versiones sobre quién terminó con él: se habla de un cojo valiéndose de su muleta o de un condenado a muerte (este, con la condición de ser perdonado). Y de que como cebo para atraer al animal se usó, curiosamente, un gran pan. Sea como fuere, la cuestión es que, una vez muerto, se le ofreció a la Virgen como agradecimiento.

Sobre los hechos reales que llevaron a tal animal a este lugar hay también diversas opiniones: quizá fuese una cría que alguien trajo de ultramar sin ser consciente de cuál sería su tamaño final, quizá un exótico regalo para la Virgen, o quizá el símbolo del poder curativo de la Fuente Santa (desde la antigüedad, los reptiles han simbolizado la curación, como nos muestran las serpientes, símbolo de las farmacias).

Pero más allá de que se tratase de un exvoto o de una referencia a las propiedades sanatorias del manantial, lo importante es que el caimán sigue siendo el gran protanista de la velá de la Fuensanta cada ocho de septiembre. Y por ello es de celebrar el papel de Koki, una divertida, original y popular forma de contribuir a perpetuar su leyenda, dándola a conocer también fuera. Especialmente ahora, en Primera División.

Teo Fernández Vélez
Imagen: Diario Córdoba

Puedes conocer el resto de principales leyendas populares de Córdoba en nuestra clásica ruta nocturna Leyendas de Córdoba.

lunes, 11 de agosto de 2014

Conócenos (IV): Esther Moreno


1.- Breve CV:
Licenciada en Historia del Arte especializada en Arqueología y turismo Halal. Antes de “pasarse” a la divulgación, cursó estudios de posgrado en Madrid y Roma, formando parte durante su etapa como investigadora de la Escuela Española de Historia y Arqueología del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Tiene experiencia en docencia universitaria, publicaciones, rutas, congresos y, sobre todo, excavaciones. También en exposiciones, como El Teatro Romano de Córdoba o Funus Cordobensium, dedicada esta última a su especialidad, el mundo funeario romano en Córdoba.

2.- Papel en Érase una vez Córdoba:
Monitora de la ruta Córdoba Subterránea y de los grupos en italiano.

3. Libro favorito (desde esta cuestión, responde ella en primera persona):
Los que he leído en mil ocasiones: La casa de los espíritus y Cien años de soledad.

4.- Película favorita:
Mis indispensables son: In the Mood for Love , El paciente inglés y El padrino.

5.- Estilo musical:
Me encanta el rock español de la movida (Loquillo, Siniestro Total, Golpes Bajos, Nacha Pop, Radio Futura, Alaska, etc.).

6.- Un lugar (que no sea Córdoba):
Mi amada Roma, Florencia o La Costa Amalfitana. 

7.- Lo que más te gusta de tu colaboración con Érase una vez Córdoba:
Las buenas sinergias que existen entre todos sus componentes, todo lo rodea un ambiente de colaboración mutua, entusiasmo y profesionalidad.

8. - Leyenda cordobesa preferida:
Las del Palacio de Orive y la Torre de la Malmuerta, posiblemente porque están ligadas a mi infancia.

9.- Una fecha/época del año en Córdoba:
Córdoba resplandece en primavera, pero prefiero sus cálidas noches de verano para pasear y disfrutar de sus cines a la luz de la luna.

10. Una recomendación para turistas:
Que conozcan un poquito más nuestra provincia, tanto la campiña como el Valle de los Pedroches, caracterizado por tener la mayor dehesa natural y cuna de una de las denominaciones de origen de productos ibéricos.


Haz click aquí para conocer todo nuestro equipo.

jueves, 7 de agosto de 2014

¡Que vienen las Perseidas! (2014)



Es verano, al mediodía el Sol en el hemisferio Norte, alto en el cielo, nos da una cantidad de luz y calor que hace que millones de personas nos acerquemos a sumergirnos en las costas y las piscinas. El agua nos ayuda a soportar las condiciones a veces inclementes, con temperaturas que incluso superan a veces los 40 grados en ciudades  como Córdoba.

Pero tras cada día llega su noche.
 

Si nunca hubiéramos conocido la noche el cambio sería inimaginable, inconcebible, seguramente aterrador. La luz, una vez desaparecido el Sol bajo el horizonte, se atenúa millones de veces respecto al día.

De una manera extraordinaria nuestros ojos se adaptan y son capaces entonces de ver un singular espectáculo: el cielo nocturno. No es una oscuridad total. Miles de pequeñas luminarias lo adornan, las llamamos estrellas; algunas, que destacan entre las otras merecen un nombre más evocador: luceros, que son los planetas y estrellas más brillantes. Incluso ese ser especial y cambiante que es capaz de convertir algunas noches en un pálido reflejo del día y permitir a nuestros ojos habitar también las horas oscuras, y al que llamamos Luna.

Pero en cada verano hay noches especialmente amables, una ligera brisa convierte la experiencia de un atardecer en el preludio de noches frescas con olores de flores nocturnas, grillos que cantan y sonidos de ríos, arroyos, y olas que no descansan.

El cielo también nos regala noches especiales en el que el habitual mapa celeste cobra una vida diferente. Algunas estrellas parecen moverse con una rapidez sorprendente, por eso las llamamos estrellas fugaces, y cuando son bastantes las llamamos lluvia, lluvia de estrellas. En otras épocas, éste y otros fenómenos celestes eran a menudo considerados de mal agüero.

Actualmente el conocimiento científico nos explica con extraordinaria exactitud qué es en realidad una lluvia de estrellas. Los cometas al acercarse al Sol se desprenden de su propio cuerpo en millones de pequeñas partículas que van quedando en el camino que describen en el espacio. Cuando la órbita de la Tierra  atraviesa esos lugares, nuestro planeta choca con innumerables trozos de polvo de cometa, casi todos más pequeños que granos de arena.  A altitudes de casi 100 kilómetros y velocidades de varias decenas de metros por segundo, se sumergen en la atmósfera dejando un destello que es la huella final de su sacrificio.
 
Sorprendentemente nuestros ojos pueden verlo desde la superficie oscura de la noche.

La más famosa  de estas lluvias de estrellas son las denominadas Lágrimas de San Lorenzo, o Perseidas, según el paradigma cultural que utilicemos. La denominación de Perseidas deriva de la localización del radiante, un punto del cielo que cuando las vemos moverse parece ser el centro del que parten y que está en la constelación de Perseo, que se eleva las madrugadas del verano desde el noreste. Una regularidad importante y una numerosa actividad en el máximo en mitad del verano, contribuyen a esta enorme popularidad.

Para verlas necesitamos un cielo oscuro, y abarcar con la vista la mayor cantidad de espacio posible; tendidos en el suelo con los pies hacia el noreste mirando hacia arriba es la mejor posición. Desde el anochecer hasta la madrugada es posible verlas en cualquier parte del cielo. Durante todo el mes de Agosto es posible ver alguna perseida pero el máximo se produce entre el 11 y el 13 de este mes, las noches del 11 al 12 ó del 12 al 13 según el año. Otro factor importante es la luz de la  Luna, con  una Luna demasiado llena perdemos hasta el 90% de las que veríamos sin Luna por lo que cada año las condiciones son diferentes.

En este 2014 las condiciones no son buenas, demasiada luz en el máximo con Luna llena el día 10. Como cada día la Luna sale más tarde aconsejo aprovechar las primeras horas del 11, 12 o incluso después, antes de que la Luna suba , puesto que al amanecer la Luna brillará bastante, aunque en cualquier momento es posible ver alguna que consigue vencer la competencia de la luminosidad lunar.

Por último ya saben que popularmente se asocia la visión de estrellas fugaces con la petición de deseos, así que para estas noches lleven suficientes en los bolsillos. Pero les aconsejo que sean especialmente responsables con lo que piden.

Porque los deseos, a veces, se cumplen.

Disfrútenlos.

Antonio Becerra Sánchez
Divulgador astronómico
Planetario La Nave Tierra
Haz click aquí para conocer nuestro equipo

Imagen: www.gomeranoticias.com

Desde Erase una vez Córdoba desarrollamos en verano diversas actividades relacionadas con la astronomía en colaboración con Antonio Becerra, como Córdoba bajo las estrellas

domingo, 3 de agosto de 2014

El signo del mes: Leo




Poco lugar a la imaginación deja este signo zodiacal: leo es la palabra latina para “león” y el león más conocido de la mitología griega es el de Nemea, matado por Heracles (Hércules).

Heracles, para purificarse por haber matado a sus hijos y a sus sobrinos en un ataque de locura enviado por Hera, debe realizar doce trabajos. El primero es la muerte del león de Nemea, animal que tenía atemorizados a los habitantes de allí.

La facilidad del trabajo es solo aparente, pues el león tenía una piel tan gruesa que lo hacía invulnerable al ataque de cualquier tipo de armas (lanzas, flechas…). Para poder vencerlo después de múltiples ataques fallidos, Heracles lo asfixia con sus brazos y, aconsejado por Atenea, corta la piel del león con las garras de éste.

A diferencia de otros signos, el león de Nemea no fue convertido en estrella por la ayuda prestada sino que, según Eratóstenes (Catasterismos, 12), “recibió honores de Zeus por ser el rey de los cuadrúpedos” o como conmemoración de esta primera hazaña de Heracles.

Como es usual, Eratóstenes nos describe la posición de las estrellas Leo así:


“Tiene tres estrellas en la cabeza, una en el pecho, dos bajo el pecho, una brillante en la pata derecha, una en medio del vientre, una bajo el vientre, una en la cadera, una en la rodilla trasera, una brillante en el extremo de la pata, dos en el cuello, tres en el lomo, una en medio de la cola, una brillante en su punta, <una en el vientre>. Diecinueve en total. Se ven también siete sin brillo encima de él, en triángulo y a la altura de la cola, llamadas Cabellera de Berenice Evergétide” (traducción de Manuel Sanz Morales).

Dámaris Romero
Profesora de Filología Clásica de la UCO

jueves, 31 de julio de 2014

Córdoba Subterránea (II): La Casa de las Pavas


Bajo la actual piscina del hotel Las Casas de la Judería (históricamente, la Casa de las Pavas), se encuentran restos de un aljibe, una parte considerable del suelo de una casa probablemente judía, un tramo de muro del alcázar andalusí y una canalización también islámica, además de varias piezas arqueológicas de diversas procedencias. (Fuente: Paco Mulero, antiguo Director del Hotel). 

Si quieres conocer más yacimientos subterráneos cordobeses, te recomendamos que no te pierdas nuestra ruta Córdoba Subterránea (click aquí).
 

martes, 29 de julio de 2014

GarabaTEOs (I): el legado Mulero

  
Hace unos dos años y medio, cuando empezaba a dedicarme a la cultura y el turismo cordobeses, contacté con el entonces director del Hotel Casas de la Judería para pedirle unas fotos sobre el mismo. Extremeño de origen y andaluz de adopción, se llamaba Paco Mulero y resulta que le gustaba mucho hablar (hablar él). Así que me tuvo al teléfono un buen rato dándome toda la información que necesitaba, además de consejos varios que yo no había pedido sobre otros temas. De hecho, se extendió tanto que yo ya no sabía cómo cortarlo. Y, por un par de detalles, tengo que admitir que me pareció algo snob y poco soportable.

Días después quedamos para enseñarme el edificio, la antigua Casa de las Pavas. Tanto la extensa conversación telefónica como este encuentro podrían considerase, por su parte, tiempo "perdido" en informar a un joven desconocido. Pero no quedó ahí: me invitó a visitar algún día el Palacio de Moratalla, que también dependía de él. Suele decirse que son los detalles típicos de las grandes empresas y de los grandes profesionales. Pero yo prefiero proclamar lo contrario: son grandes porque tienen esos detalles y esa dedicación.

Y, efectivamente, semanas después, fuimos a Moratalla...

Paco apareció con ropa de deporte nada discreta en cuanto a colorido (ahí empecé a vislumbrar al genio) y su adorable perrita, Nacha. Fuímos en su coche; recogimos a una amiga suya y "tiramos" para allá. La segunda confesión incómoda que no puedo evitar hacer en estas líneas (tras lo de snob) es que todavía no sé cómo sobrevivimos a una maniobra que Paco hizo a la salida de Córdoba. Podríamos haber muerto todos allí: Paco, su amiga y yo. Y Nacha, claro. Pero al final tuvimos una agradable visita a Moratalla y desde ese día comenzó a fraguarse una amistad. A fin de cuentas,  mi vida había estado en sus manos...

Se convirtió no solamente en amigo, sino que, algo debió ver en nosotros, porque también se convirtió en nuestro mentor. De él hemos aprendido y, en gran parte de su mano hemos crecido. No sólo nosotros; también otros, como Ángel Peralta Astolfi o Andrés Antúnez. Quizá podría llamársenos "Los Ángeles de Paco" o "Los Muleros". La cuestión es que, juntos y por separado, durante estos dos años y pico hemos puesto nuestros respectivos granos de arena para mejorar Córdoba (al menos, eso hemos intentado).

Ahora, que vuelve a Sevilla, llega el momento de valorar su legado. Y, sinceramente, no creo que lo más importante del mismo sean los años dirigiendo hoteles top, ni su presidencia de la Asociación de Empresarios Turísticos del Valle del Guadalquivir, ni su papel como impulsor de Córdoba Apetece. Su auténtica herencia no es una obra concreta, sino su legado a través de los demás, a través de nosotros, a través de esos a los que apadrinó o que simplemente han estado a su alrededor y se han contagiado de su ilusión y perfeccionismo.

Hay dos detalles muy ilustrativos sobre él: controvertido por ser de las personas que dicen las cosas claramente, a pesar de ello no solamente se requiere su presencia en todas las mesas de trabajo y saraos, sino que tiene pocos "antifans" (haters, se dice ahora). Los tiene, claro; pero insisto: son pocos considerando su, llamémosla, carencia de tacto. El segundo detalle es que incluso estos detractores admiten que, de una forma u otra, se ha desvivido por Córdoba durante su etapa aquí. Y ambas apreciaciones me resultan pulverizadoras.

Ante la la desaparición de este importante eslabón de la cadena cordobesa, los demás eslabones deben desplazarse, avanzar un espacio, para cubrir ese hueco. Como jóvenes canteranos del vestuario de un equipo de fútbol que dan un paso al frente cuando los veteranos capitanes se marchan, rellenando los peldaños de la escalera en orden similar al anterior pero a distinta altura. Intentando ser dignos representantes de la esencia heredada, del espíritu aprendido.

Por Córdoba, y en honor a Paco, intentaremos estar a la altura.

Teo Fernández Vélez



miércoles, 23 de julio de 2014

Fantasmas de Córdoba (IV): La impregnación del escribano del Palacio de Orive


La Casa de los Villalones, más conocida como el Palacio de Orive, es un edificio renacensista del siglo XVI, obra de Hernán Ruiz II, que alberga una de las más famosas leyendas de Córdoba: la de doña Blanca, quien, como consecuencia de una malidición, queda encerrada y perdida bajo el subsuelo del palacio.

Durante siglos se comentaba en el vecindario que por las noches la escuchaban pedir socorro o que veían una sombra vagar por el interior de la casa. Desde el 2003, año en el que se trasladan allí diversas delegaciones del Ayuntamiento, la rumurología ha descendido considerablmente; pese a ello, mantiene el sobrenombre popular de La casa encantada.

Sin embargo, el "otro" espectro continúa allí. Pero no sería exactamente lo que solemos llamar fantasma, sino una impregnación. Concretamente, la impregnación de un antiguo escribano.

¿Qué es una impregnación? Se trata de un registro energético del pasado; una especie de "grabación". Por tanto, esta energía, contrariamente a nuestro habitual malévolo concepto de fantasma, no interactúa con nadie. Y, además, repite siempre la misma acción, motivo este por el que aún más podemos definirlo como "grabación": una grabación (energética) que se repite en bucle.

No son pocas las personas sensitivas que afirman haber contemplado a este escribano. Y, personalmente, me resultó muy curioso que, cuando escuché hablar de él hace unos meses, recordé que yo ya conocía su existencia desde unos veinte años atrás. Pero no sé de qué: no recuerdo si lo había visto o si alguien me lo contó.

Quizá lo vi, porque, cuando éramos niños todos teníamos esa capacidad sensitiva. O quizá lo soñé, porque, en el fondo, las leyendas (y fantasmas) de nuestra ciudad no dejan de ser una parte de nosotros mismos.

Teo Fernández Vélez
(Información registrada)

Si quieres conocer la tradicional leyenda de Blanca de Orive y toda la información que hemos descubierto sobre el palacio, así como otras mágicas historias de nuestra ciudad, no te pierdas nuestra ruta nocturna Leyendas de Córdoba.


sábado, 12 de julio de 2014

Córdoba Subterránea (I): Sótano Casa de las Cabezas (mezclando subterráneo y leyenda...)


La Casa de las Cabezas, situada en la calle del mismo nombre, aquella que la tradición relaciona con los siete Infantes de Lara (especialmente su adyacente Calleja de los Arquillos), abrirá sus puertas al público como Casa-Museo el próximo lunes 14 de julio.

Érase una vez Córdoba, como siempre intentando mostrarte lo que nadie antes te ha mostrado, te adelanta una imagen de su joya subterránea: lo que parece ser, en palabras del propietario, una cisterna o impluvium romano, que se encuentra bajo la calleja y al que se puede acceder desde el sótano de la propia casa, que es desde donde se ha tomado la imagen (el recodo del fondo ya se encuentra bajo la famosa calleja).

Además, este elemento aglutina dos de nuestros  campos de trabajo: subsuelo y leyendas:

Si quieres conocer más yacimientos subterráneos cordobeses, así como parte de la presencia de agua bajo nuestros pies, te recomendamos nuestra ruta Córdoba Subterránea (click aquí).

Si prefieres conocer la tradición que relaciona a los Infantes de Lara con ese lugar y otras mágicas historias locales, no te pierdas nuestra ruta nocturna Leyendas de Córdoba (click aquí).

sábado, 5 de julio de 2014

Conócenos (III): Carmen Omayra Tobajas



1. Breve CV:
Licenciada en Pedagogía de la Danza Clásica y Diplomada en Magisterio Musical. Para resumir su interminable CV, nos ceñiremos al presente: trabaja como profesora en la prestigiosa escuela de ballet Maruja Caracuel, colabora con diversas compañías de teatro y amplía su formación con un Máster de perfil investigador.

2.- Papel en Érase una vez Córdoba: 
Comenzó su relación con nosotros por un acuerdo de prácticas con la Universidad de Córdoba. Desde entonces, coopera en algunas de nuestras actividades, siendo ya mítica (nunca mejor dicho) la pareja formada junto a Isabel Santofimia en nuestra celebración del solsticio de verano de 2014, en la que interpretaron a una hechicera danzante (foto) y a una bruja respectivamente. Y es una de nuestras fuentes de información sobre cultura de nuestra provincia por estar vinculada a diversas localidades de la misma.

3. Libro favorito (desde esta cuestión, responde ella en primera persona): 
Como soy incapaz de decidirme,  diré el que tengo ahora mismo más cerquita, “El malestar de la cultura” de Sigmund Freud.

4.- Película favorita:
 Amélie.

5. Estilo musical:
Disfruto con cualquier género o estilo, especialmente  René Aubry,  Massive Attack, Jeff Buckley,  Wim  Mertens,  y por supuesto, cordobeses como Vicente Amigo o Estirpe.

6. Un lugar (que no sea Córdoba):
 

Los cantones de Appenzell Rodas Interiores, y San Galo (Suiza).

7. Lo que más te gusta de tu colaboración con Érase una vez Córdoba:
El entusiasmo y la ilusión con la que se hace todo. Cuando haces lo que te gusta, no se puede pedir más.

8. Leyenda cordobesa preferida:
 

“El Buey que reventó”, una leyenda que me trae recuerdos de infancia en la Mezquita Catedral de Córdoba.

9. Una fecha/época del año en Córdoba:
Las noches de verano en un parque, o cine al aire libre.

10. Una recomendación para turistas:
Investigar en la variada y extensa gastronomía cordobesa antes de venir, para así no dejarse nada sin probar. Y no limitarse a Córdoba capital e indagar un poquito en los vinos de la campiña o los quesos e ibéricos del Valle de los Pedroches.