martes, 22 de noviembre de 2016

El mito del mes: noviembre



Continuamos con los meses que reciben su nombre por su situación en el calendario (antiguo) romano, en esta ocasión noviembre toma su nombre por ocupar el noveno lugar. Está bajo la protección de Diana.

Merece la peña señalar, antes de hablar de las fiestas, un acontecimiento que tenía lugar en este mes. Y es que el día 8 de noviembre se abría por tercera vez en el año el mundus. Dicho de otra manera, se abría el acceso al mundo de los muertos. Las dos ocasiones anteriores habían sido el 24 de agosto y el 5 de octubre.
Escasas son las fiestas que se celebran durante este mes, pero abundantes los juegos. Los más importante de ellos son los Juegos Plebeyos, que duran del 4 al 17 de noviembre. Su origen se remonta probablemente al 534 a.C., cuando se produjo la reconciliación entre patricios y plebeyos. Si por algo se caracterizaban estos juegos es que eran organizados por los ediles de la plebe, frente a los Juegos Romanos (en septiembre), de los que se encargaban los ediles curules. Por lo demás, también giraban en torno al acontecimiento central el Banquete a Júpiter (el 13), una competición ecuestre (el 14) y unos juegos circenses (el 15). Los días previos (4-12) tenían lugar representaciones teatrales y, por supuesto, la procesión hasta el Circo Máximo.

De acuerdo al calendario ático (griego), estaríamos en el mes de Memakterion (mitad noviembre-mitad diciembre). Una posible procedencia del nombre de este mes sea una fiesta llamada Memakteria, pero no hay fuentes que lo atestigüen, aunque sí existe un Zeus Memaktes, dios de las tormentas.
De acuerdo a Plutarco (Vida de Arístides 21), en este mes se instauraron, a instancia del general ateniense Arístides, unos juegos para recordar la batalla de Platea (479 a.C.). Estos juegos o concursos se conocen con el nombre de Eleutheria y celebraban la victoria griega (acontecida bajo la dirección de Pausanias) sobre los persas (dirigidos por el general Mardonio). Cada cuatro años tenían lugar competiciones atléticas en las que los corredores corrían hacia el altar vestidos como soldados. El premio consistía en una corona.
Sin embargo, anualmente (el 16 del mes) se recordaba a los caídos en la batalla por la libertad de la siguiente manera. Al amanecer se iniciaba una procesión de carros llenos de ramas de mirto y coronas, un toro blanco y libaciones de vino, leche, aceite y perfume. El arconte avanzaba armado con espada y vestido de púrpura hacia las tumbas de los caídos. Llenaba de agua de una fuente la hidria que portaba y con esa agua limpiaba y perfumaba las estelas. Posteriormente, inmolaba al toro blanco en el altar de Zeus y Hermes Psicopompo e invitaba a los muertos a participar del sacrificio y las libaciones de sangre, a las que seguían las de vino, mientras decía en voz alta:

“Bebo a la salud de los hombres que murieron por la libertad de los griegos” (traducción de J.M. Guzmán Hermida).

Dámaris Romero
Profesora de Filología Clásica de la UCO

martes, 1 de noviembre de 2016

Érase una vez... La Plaza del Potro


Durante el mes de noviembre, todos los Diálogos con la Cultura (conferencias divulgativas organizadas los viernes por la mañana) de la Facultad de Filosofía y Letrasde la UCO girarán en torno a la figura de Julio Romero de Torres, incluyéndose en nuestro programa conmemorativo Érase una vez Julio Romero de Torres.

Si bien el primero de ellos (viernes 4) no se celebrará en el antiguo Hospital del Cardenal Salazar, sino en la Posada del Potro, al estar dicho edificio vinculado al tema de la charla: El corazón de Córdoba: La plaza del Potro (s. XIII-XX).  Plaza en la que, no olvidemos, nació y se crió el autor de la Chiquita Piconera; en concreto, junto al Museo de Bellas Artes, del que su padre era conservador.

La exposición de la misma correrá a cargo de Juan B. Carpio Dueñas, Doctor en Historia y actualmente Director de Fundación PRASA y del Museo PRASA Torrecampo. Fundación implicada en nuestro mes de JRT porque gestiona una decena de  obras del pintor.

Carpio, además de su trabajo como investigador, especialmente vinculado a la Edad Media, acumula una amplia experiencia en divulgación histórico-artística. Ha trabajado en casi todos los ámbitos de la misma, especialmente en el de los museos: Museo Arqueológico (1997-2004), profesor de Secundaria (2000-05), Director Museo PRASA (desde 2005), etc... Siendo su última publicación (pendiente de ser presentada) Evolución histórica del territorio de Madinat al-Zahra. 1236-2009, junto a Martín Torres Márquez. 

Confluyen así sus conocimientos sobre Historia Medieval y su capacidad divulgativa, vaticinando una ponencia tan amena como rigurosa e interesante el próximo viernes. Desgranando los avatares históricos de una Plaza que fue, como reza el título, el secular corazón de Córdoba. Y con guiños a la familia Romero de Torres. ¡No os la perdáis!

Viernes 4 de noviembre
11:00 hrs.
Posada del Potro
Entrada libre hasta completar aforo.


Todo el programa de actividades en www.julioromerodetorres.es

sábado, 22 de octubre de 2016

San Rafael y Romero de Torres: Córdoba al cuadr(ad)o


San Rafael Arcángel, custodio de Córdoba cuya festividad celebramos el próximo 24 de octubre, fue llevado a lienzo por nuestro más insigne artista, Julio Romero de Torres, quien nació también en fechas que nos son cercanas: un 9 de noviembre.

Podría ser este un cuadro más de los muchos que el pintor dedicase a representar la dualidad del amor (el sacro/divino frente al carnal/profano). Pero hay una serie de elementos, en su mayoría eróticos, que lo hacen destacable. Algunos son:

-  El homenaje a la platería cordobesa a través del pedestal sobre el que se sitúa el Arcángel.

- La extraña (por indecorosa) sensualidad que también desprende el personaje que representaría al amor sacro (mujer de negro).

- La posibilidad de que su postura respecto al Arcángel, como se ha llegado a plantear, insinúe una felación.

- La androginia del cuerpo de San Rafael (evidente no solamente en sus facciones, sino también en su cabello y, sobre todo, sus pechos), que se ha querido explicar como una plasmación de la "androginia divina".

Pero con erotismo o sin él, más allá de estos detalles y de cualquier hipótesis sobre los mismos, la obra resulta especial porque San Rafael y Julio Romero son dos de los elementos más caratcterísticos y diferenciadores de nuestra ciudad. Por eso, unirlos supone una mezcla que multiplica lo cordobés.

Unidos son Córdoba al cuadrado.

Teo Fernández Vélez


Puedes conocer la tradición de San Rafael en nuestra ruta nocturna Leyendas de Córdoba o el universo de Julio Romero de Torres en durante todo el mes de noviembre en el programa de actividades Érase una vez Julio Romero de Torres, que incluirá actividades, conferencias, etc. Toda la info en www.julioromerodetorres.es

¡Rechaza imitaciones y descubre Córdoba con Érase una vez Córdoba!


miércoles, 19 de octubre de 2016

Érase una vez... el "puente de los Santos"...


Siguiendo nuestra filosofía innovadora, todos los años organizamos una celebración diferente para fechas tan significativas como los días de Todos los Santos  y de los Difuntos; especialmente, claro está, para sus noches.

Desde aquella primera visita nocturna a la Facultad de Filosofía y letras en 2013 hasta el acceso de forma privada a la iglesia de la Magdalena en 2015, pasando por teatralizaciones sobre leyendas cordobesas en Long Rock y la única visita nocturna de este tipo que se ha realizado al Palacio de Orive.

Y este 2016 queremos mantener la tradición. Por eso os ofreceremos opciones variadas (incluidas algunas en la provincia o gratuitas) para el llamado "puente de Los Santos":

- Viernes 28 de octubre a partir de las 23:00 hrs.: Programa Otros Mundos emitido desde la Casa de la Juventud de Cabra. Intervendremos en directo. Acceso libre

- Sábado 29 y domingo 30 por la noche: ruta nocturna Leyendas de Córdoba (*El domingo está casi completa).

- Domingo 30 por la noche: Intervención en el II Congreso nacional de Misterio de Cabra, tratando el tema Simbología y enigmas de Julio Romero de Torres. Tendrá lugar en el Teatro "El Jardinito". La entrada es "la Voluntad", pues se trata de un evento solidario. Nuestro turno llegará sobre las 21:30 hrs.

- Domingo 30 y lunes 31 por la mañana: ruta Córdoba Subterránea.

¡Os esperamos!


martes, 20 de septiembre de 2016

El mito del mes: Septiembre




ROMA:

              Septiembre sería el séptimo mes del antiguo calendario romano o prejuliano, a partir de lo que toma su nombre. Durante un breve tiempo, el emperador Domiciano, que tomó el sobrenombre de Germánico por su victoria frente a los catos, le cambió el nombre por Germánico y porque, de acuerdo a Suetonio (Domiciano 13) y Marcial (Epigramas 9, 1), en este mes asumió el imperio.

            Este mes, aunque en el calendario agrícola estaba bajo la protección de Vulcano y Minerva, en realidad era más de Júpiter, ya que durante casi todo el mes (del 5 al 19) se celebran los juegos más antiguos y famosos de Roma, los “Ludi Romani”, dedicados a Júpiter Optimus Maximus. En principio conmemoraban los triunfos militares, pero posteriormente se celebraron de manera anual.

            Previo a los juegos, tenía lugar una procesión desde el Capitolio hasta el Circo Máximo pasando por el Foro. Encabezándola, iban las autoridades y los hijos de éstas (como muestra del poderío romano presente y futuro a los asistentes extranjeros), les seguían, en primer lugar, los participantes en las competiciones varias, los cuales iban desnudos a excepción de sus genitales; en segundo, los coros de danzarines divididos en grupos según la edad (hombres, adolescentes y niños) dirigidos, cada grupo, por un líder que marcaba los movimientos de las danzas. Tras estos bailarines de danza seria, iban bailarines o sátiros de danza cómica, que parodiaban las danzas serias. A continuación se encontraban los portadores de los instrumentos y materiales necesarios para el sacrificio con el que culmina la procesión. En último lugar, cerraban la procesión grupos de hombres que portaban en sus espaldas imágenes de los dioses olímpicos y de los anteriores y posteriores a ellos, tanto romanos como griegos (o como se diría en “Juego de Tronos”, “de los dioses antiguos y nuevos”). Tras la procesión, tenía lugar el sacrificio de bueyes cuyas entrañas eran rebozadas en harina de espelta y puestas en el altar para ser quemadas.

            Los juegos englobaban competiciones de aurigas y carreras en el estadio (los corredores eran los acompañantes de los conductores de los carros de la competición anterior), y competiciones a nivel individual (corredores, púgiles y luchadores).

            Plutarco (Coriolano 24.2) y Dionisio de Halicarnaso (Historia de Roma 7.68), entre otros, recogen el episodio del “bailarín ‘non grato’ a los dioses” (491 a.C.). A Latinus, un hombre de vida sencilla, se le apareció Júpiter Optimus Maximus en sueños encargándole que dijera al Senado que el danzarín que había presidido la procesión lo había hecho mal y esto le había provocado disgusto. Como ni a ésta ni a las dos siguientes apariciones Latinus obedeciera al dios, Júpiter lo castigó con la muerte del hijo y con la parálisis de su cuerpo y grandes dolores. Ante esto, fue llevado al Senado, donde relató la aparición y el mensaje. Los senadores investigaron quién era ese bailarín y descubrieron que había sido un esclavo en cuya espalda su amo había atado un madero por el pecho y los hombros hasta las muñecas, lo que le dificultaba los movimientos cuando era azotado de manera pública; esto le provocaba que, al moverse, distorsionara su cuerpo de modo poco armónico. Los senadores castigaron al amo por su crueldad y repitieron ese año los juegos desde el principio de los mismos.


GRECIA:

            En el calendario ático, Boedromion (septiembre-octubre) seguía a Metagitnion (agosto-septiembre) y en él se celebraba uno de los misterios más conocidos y a la vez desconocidos del mundo griego: los Misterios de Eleusis.
            Estos Misterios tenían una parte pública, ya que se realizaba a la vista de todos, siendo ésta la parte que nos es conocida, y otra privada, reservada a los iniciados, que no podían revelar bajo ningún concepto lo que sucedía dentro del templo (por ende, esta parte nos es desconocida, y lo único que podemos hacer es elucubrar).

Las celebraciones previas a la celebración de los Misterios comenzaban el día 13 de este mes con una procesión de jóvenes de Eleusis al Eleusinion en Atenas, en la que portaban los “hiera” ocultos en cestas. El primer día de los Misterios (“agyrmós”) se anunciaba de manera oficial por el hierofante la participación en ellos para todos los que quisieran ser iniciados, a excepción de aquellos que no entendían griego o los de alma/mente impura. El segundo día (“élasis”) los “mystai” o los iniciados marchaban al Falero a purificarse mientras gritaban “Al mar, mystai (Thalade, mystai)” y, una vez en el mar, se purificaban a sí mismos con el lavamiento de un lechón en las aguas. El quinto día se celebraban los Misterios dentro del Eleusinion. Comenzaba con una procesión encabezada por la estatua de Yaco, seguida por el carro que portaba los “hiera” y a continuación los sacerdotes, los iniciados y los ciudadanos. Una vez que se llegaba a Eleusis, los iniciados entraban en el Telesterion o sala de iniciación y tenían lugar los Misterios. 

En el “Himno homérico a Deméter” se relata que los Misterios fueron instituidos por la misma Deméter mientras descansó en Eleusis de su periplo en busca de su hija como invitada del rey Céleo. Durante la estancia en el palacio de Céleo, Deméter, en apariencia una anciana, intentó mantener por siempre joven y hacer inmortal al hijo del rey. Para ello lo ungía de ambrosía y lo sumergía todas las noches en fuego, hasta que fue descubierto por su madre. Deméter, abandonando la apariencia de anciana y tomando la de diosa, se enfureció y para ser aplacada fundó los Misterios:


"Pero ¡ea!, que todo el pueblo me erija un gran templo y un altar dentro de él, al pie de la ciudadela y del elevado muro, por cima de Calícoro, sobre una eminencia de la colina. Los ritos, los fundaré yo misma, para que en lo sucesivo, celebrándolos piadosamente, aplaquéis mi ánimo" (traducción de Alberto Bernabé).


Dámaris Romero
Profesora de Filología Clásica de la UCO


 Si quieres recibir de forma gratuita en tu correo electrónico los nuevos artículos del blog y nuestra agenda de actividades, puedes dejar tu dirección en la casilla indicada al respecto :)

domingo, 11 de septiembre de 2016

Arrojando luz sobre el Palacio de Orive



Hemos escuchado demasiadas cosas sobre la leyenda del Palacio de Orive, históricamente más conocido como Casa de los Villalones.

Y no me refiero a las diferentes versiones de la leyenda que intenta justificar los acontecimientos extraños que durante décadas se contaban sobre el mismo y que le valieron el sobrenombre de la Casa Encantada.

Hablo de los intentos que ha habido de aportarles cierta luz, cierta realidad, a esos acontecimientos o a sus protagonistas. Intentos que han resultado, en su mayoría, bastante cuestionables. 

Por ejemplo, hemos oído decir que los hechos del relato tradicional (todo aquello de la maldición, los judíos, el zaguán, la losa...) son ciertos al 100% y que "están documentados". O sea, que existirían pruebas documentales objetivas de que así ocurrieron. Como apuntó al respecto un amigo mío: "Se ve que hay gente que no sabe lo que significa "documentado"".  Y yo le respondí bromeando: "Porque serán unos indocumentados"...

También hemos escuchado supuestas psicofonías en las que el hipotético fantasma de Blanca de Ucel, muchacha que habría vivido allí hace cuatrocientos años, usa un perfecto castellano del siglo XXI. Quizá esto sea normal (admito que lo paranormal no es mi fuerte); pero no deja de ser llamativo, ¿verdad?

Incluso llegué a leer una vez la barbaridad de que el edificio tiene una fachada gótica. Sin comentarios.

Pero en Érase una vez Córdoba, como únicos profesionales dedicados a la divulgación de las leyendas cordobesas, siempre buscamos ofrecerte la magia de tu Historia, ya sea real o mítica, con el máximo rigor y seriedad. Y en este caso vamos a arrojar luz sobre las historias del Palacio de Orive para dignificar su tradición y alejarla del circo y el frikismo.

Te contaremos la verdad y nada más que la verdad.

Con la ayuda de Blanca.

Bueno, no: Mejor sin ella.


Suscríbete en la casilla indicada al respecto en este blog y sé, dentro de unos días, de los primeros en conocer la realidad tras los personajes de la leyenda ;)

Teo Fernández Vélez

sábado, 3 de septiembre de 2016

La Virgen de la Fuente Santa


Copatrona de Córdoba desde 1994, Nuestra Señora de la Fuensanta aglutina algunas de las más curiosas tradiciones de nuestra ciudad. Y se celebra el 8 de septiembre, como tantas otras Vírgenes, por considerarse la fecha del nacimiento de María. Pero mucho antes de las mencionadas tradiciones, como la "campanita", la velá o el famoso "caimán", hubo un origen de la Virgen de la Fuensanta "en sí":

Una madrugada del s. XV, Gonzalo, un cordobés cualquiera, paseaba desvelado pensando en las enfermedades que afligían a su mujer y a su hija. De repente, contempló a tres místicas figuras que se le acercaban. Resultaron ser una Virgen flanqueada por los patrones de la ciudad, San Acisclo y Santa Victoria. La primera indicó a Gonzalo que debía dar de beber a su mujer e hija agua del manantial que brotaba al pie de una higuera que se encontraba en la entonces llamada Huerta de Albacete, a las afueras de la ciudad, más allá de la Puerta de Baeza. Gonzalo siguió estas intrucciones y, efectivamente, ambas sanaron, lo que provocó que en Córdoba empezase a hablarse de la "Fuente Santa" y muchos recurrieran a sus propiedades curativas.

Décadas después, un ermitaño que había sido también ayudado de forma milagrosa por esas aguas, tuvo en sueños la aparición de esa misma Virgen, que le indicaba que debía mirar dentro del tronco de la higuera, pues allí encontraría una Madre de Dios. Lo hizo y comprobó que, efectivamente, en el interior del árbol había una pequeña talla (este es un hecho recurrente en muchas leyendas peninsulares debido a que durante algunos períodos de dominación islámica se escondieron los símbolos cristianos en árboles y cuevas para protegerlos). Y esa, según la tradición, es la pequeña y dulce talla que hoy en día (especialmente hoy, 8 de septiembre) se venera en el Santuario.

Teo Fernández Vélez
(Texto registrado)


Si quieres conocer el resto de  mágicas tradiciones, religiosas o no, de nuestra ciudad, no te pierdas la ruta nocturna Leyendas de Córdoba.

También puedes dejar tu correo electrónico en la casilla de arriba a la derecha, y recibirás gratuitamente las entradas del blog y nuestra agenda de actividades.

lunes, 22 de agosto de 2016

El mito del mes: Agosto


El mes de Agosto pertenece al grupo de meses que, según la tradición, en el calendario establecido por Rómulo, fundador y primer rey de Roma, recibieron un nombre relacionado con un número. Así, Agosto se llamaba Sextilis, es decir, “el sexto”. El año entonces comenzaba en Marzo y hasta Junio tenía un nombre relacionado con una divinidad. A partir de Julio y hasta Diciembre tenía (y conserva en parte) un nombre asociado a su orden en el calendario. Para compensar ciertos desbarajustes temporales, se añadieron meses, llegando a ser doce como en nuestros días.

Sin embargo, tanto Julio como Agosto cambiaron sus nombres por otros más ilustres, en honor a dos figuras decisivas e importantes en la historia de la República Romana. Irónicamente, estas figuras estaban emparentadas entre ellas, ya que Julio César (mes de Julio) fue el padre adoptivo de Octavio Augusto (mes de Agosto).

Agosto recibe su nombre de Octavio, hijo adoptivo de Julio César. Y no tanto porque este llegó a ser emperador, sino por su entrada triunfal en Alejandría en 30 a.C. (más exactamente, el 29 de agosto de 724 [año romano]) tras su victoria sobre Cleopatra y Marco Antonio en Accio en 31 a.C. (el 2 de septiembre de 725). Así, por estatuto público, le fue añadido el sobrenombre de Augusto y de ahí este mes toma su denominación.

En el calendario romano se celebraba la festividad dedicada a Vulcano (Vulcanales o Vulcanalia). Ésta tenía lugar a finales de agosto, el 23, y la finalidad era propiciar al dios del fuego para que no hubiera incendios y así proteger las cosechas. En esta festividad se celebraban unos juegos en el circo Flaminio, donde el dios tenía un templo. En éstos se realizaba un sacrificio de peces que la gente que asistía a ellos los echaba al fuego. Parece ser que el día de esta festividad se comenzaba a trabajar a la luz de las lámparas, como buen presagio, por aquello de que Vulcano era el dios del fuego. Así lo recoge Plinio el Joven cuando está describiendo los hábitos de su tío:

A partir de las fiestas de Vulcano empezaba a trabajar a la luz de las lámparas a media noche, no para conseguir un comienzo del día favorable, sino para tener más tiempo de estudio (Espístolas 3.5, traducción Julián González Fernández)
 
Pero es, sin duda, en el calendario griego donde está la festividad más conocida y más celebrada a lo largo de la historia: los Juegos Olímpicos. Hay quien los remonta a los juegos funerarios celebrados en honor de Patroclo (Homero, Ilíada 23), otros que fue el mismo Zeus tras la victoria sobre los titanes como símbolo de la victoria de la cultura sobre la fuerza bruta, pero parece más consensuado que fueron fundados por Heracles en honor a su padre Zeus. Estos se celebraban cada 4 años (algo que se sigue manteniendo en la actualidad).
 
Uno de los trabajos que Heracles realizó fue limpiar los establos de Augias, quien le prometió una décima parte de su ganado si lo hacía en un solo día. Heracles logró limpiarlos en el tiempo convenido al desviar el curso del río Alfeo. Sin embargo, Augias no cumplió su parte del trato alegando que quien tenía que pagarle era Euristeo, quien le había ordenado el trabajo. Heracles reclamó a Euristeo, pero éste tampoco le pagó excusando que era su trabajo (Heracles estaba sirviendo como castigo a las órdenes de Euristeo). Así pues, Heracles deja por el momento su venganza contra Augias.
 
Es tiempo después cuando Heracles toma la ciudad de Elis y vence a Augias y a sus hijos. En su camino de regreso, delimita un recinto sagrado, el “Altis”, e instaura unos Juegos Olímpicos en honor a Zeus Patrio. La Olímpica 10 de Píndaro narra todos los detalles previos a la fundación de los Juegos (la lucha contra Augias y sus hijos, la delimitación del recinto sagrado, la dedicación de los altares…). Sin embargo, es Diodoro Sículo quien nos ofrece cuál sería el primer premio de esos Juegos:

Y decidió que el premio de esta competición sería sólo una corona, porque él mismo había actuado como benefactor del género humano sin recibir ningún salario (Diodoro Sículo, Biblioteca histórica 4.14, traducción de Juan José Torres Esbarranch).
 
 
Dámaris Romero
Profesora de Filología Clásica de la UCO
 

lunes, 15 de agosto de 2016

1300 años de la capital de Al-Andalus


El año 711 es recordado en nuestro país por ser el de la ocupación musulmana. Todavía no se había cumplido un siglo de la muerte de Mahoma y el Islam había atravesado el norte de África y dado ya el salto al continente europeo. Dos décadas más tarde, tras hacerse con el control de la mayoría de la Península Ibérica, sería frenado en Poitiers por las tropas de los francos, lideradas por Carlos Martel.
 
Otras fechas renombradas son los años 755 y 756, cuyos acontecimientos a menudo se confunden: En el 755, el príncipe Abderramán, único Omeya superviviente al golpe de estado que su familia había sufrido en Oriente Medio, alcanzó la costa de Almuñécar. Tras meses de negociaciones y luchas, su autoridad, para muchos legítima, sería reconocida en Córdoba. Era ya mayo del 756.*

Abderramán I fue, por cierto, quien llevó a cabo la primera Mezquita Mayor de Kurtuba, germen de la posterior esplendorosa Mezquita-Catedral. 

La tercera fecha renombrada es el 929, cuando su descendiente Abderramán III, octavo emir Omeya de Al-Andalus, se proclama Califa. Con ese título se equiparaba simbólicamente al poder que había surgido en el norte de África: el Califato Fatimí.

Este paso supuso la independencia total de Al-Andalus y tuvo también su reflejo material. En este caso se trató de la fundación de una nueva ciudad por parte del flamante califa: nada menos que la Ciudad Resplandeciente, Medina Azahara,  imagen de la nueva dimensión del poder Omeya.

Y Córdoba fue, durante varias décadas, una de las ciudades más importantes del mundo.

Pero, además de la llegada del Islam a la Península, de la instauración de la dinastía Omeya en nuestra ciudad o del decisivo paso de la creación del Califato, hay otra fecha clave que a menudo se olvida: el momento en el que Córdoba se convirtió en la capital de Al-Andalus: el 716, cinco años después de la conquista.

Este 2016 se cumplen 1300 años de ese acontecimiento y lo celebramos con una edición especial de nuestra ruta La Córdoba de Las 1001 Noches, que, a través de un paseo por el entorno de la antigua Mezquita Mayor, rescata las mágicas historias (tanto reales como legendarias) de aquella esplendorosa Kurtuba.

Tendrá lugar el jueves 25 de agosto a las 21:00 hrs. Tienes toda la información sobre la misma en nuestra web haciendo click en este enlace.


*La mayoría de los datos tienen como fuente "La Consolidación del Estado Omeya en Al-Andalus", de la arabista Catedrática de la Universidad Complutense María Jesús Viguera Molins (quien, precisamente, nos acompañó el pasado enero en la presentación de esta ruta en la Biblioteca Viva de Al-Andalus -imagen inferior-).


lunes, 8 de agosto de 2016

Corduba: el orgullo del Betis



Era capital de la Bética (provincia sur de la Hispania romana, que tomaba su nombre del río Betis -Guadalquivir-). Poseía un sistema de cloacas tan sofisticado para su época que actualmente continúa en uso en algunas calles de la ciudad. Imitadora de Roma, se la dotó de un foro "nuevo" con mármol traído de las canteras imperiales de Carrara. En sentido inverso, suministraba a la capital el mejor aceite del Mediterráneo. Contaba, además, con algunos de los edificios de espectáculos más grandes que existieron en la Antigüedad. 

Etc., etc...

Tal era el esplendor de Corduba.

Fundada en el siglo II a.c. por el general Claudio Marcelo, su espectacular legado ha quedado enterrado por el paso de los siglos, y en gran medida eclipsado por el esplendor del Califato Omeya. Algunos ejemplos, como los restos del templo romano, pueden verse libremente. Otros (como el de la imagen) se integran adecuada y discretamente dentro de edificios particulares.

Sin embargo, la mayoría se encuentra bajo nuestros pies.

Por eso lo recuperamos para ti adentrándonos en el subsuelo de la ciudad en nuestra ruta Córdoba Subterránea.

Acompáñanos: Desciende al pasado.

Tienes la info sobre la actividad aquí: www.cordobasubterranea.com

viernes, 22 de julio de 2016

El mito del mes: Julio



Con Julio comienza la serie de meses que reciben su nombre de acuerdo a la posición que ocupan en el calendario romano. Este mes era el quinto, por lo que al principio se le nombró como Quintilis. Fue Marco Antonio, un cónsul del siglo I a.C., quien le cambió el nombre en honor de Julio César, que en ese momento poseía el título de dictator perpetuo, puesto que éste había nacido en este mes.

Una de las fiestas que se celebran durante este mes es la Neptunalia, el 23 de julio, en honor de Neptuno, dios de las aguas. En esta fiesta tiene lugar el sacrificio de un cabrito, para que las fuentes mantuviesen el agua durante “la estación atroz de la canícula encendida” (Horacio, Oda 3.13). También en honor de Neptuno se plantaban árboles durante estas fiestas. Por desgracia, poco más nos dicen los autores de esta fiesta.

Es en el calendario griego donde en este mes, el Hecatombeon, se celebraba una de las fiestas más importantes en honor a Atenea: las Panateneas, que conmemoraba la victoria de la diosa sobre los Gigantes que se sublevaron contra el reinado de Zeus, su padre.

Las fiestas comenzaban con una procesión que recorría los lugares más importantes de la ciudad: el Cerámico, el Ágora hasta subir a la Acrópolis por los Propileos y rodearla, de modo que la procesión terminara en lado este del templo, frente al altar de la diosa. Probablemente sean los mismos frisos del Partenón la mejor fuente que en la actualidad haya para ilustrar quiénes participaban (ciudadanos jóvenes y adultos e hijas de ciudadanos, metecos y sus hijos, incluso extranjeros aliados) y qué llevaban en esta procesión (cestas con ofrendas para la diosa y jarras de agua, animales para el sacrificio). El objetivo era revestir a la estatua de la diosa con su nuevo peplo, tejido por las muchachas escogidas de entre las familias más importantes. En el peplo estaban bordadas las luchas de Atenea contra los Gigantes.

           Tras la procesión y el revestimento de la estatua, se procedía al sacrificio de los animales y la repartición de su carne en el Cerámico entre los miembros de los demos en proporción a los miembros que habían enviado a la procesión.

            El espíritu alegre y festivo que habría puede ayudarnos a imaginarlo este fragmento de Baquílides (frag. 4), en ocasión de otra fiesta: 

          "Sobre artísticos altares en honor de los dioses se quemen con rubia llama muslos de bueyes y de ovejas de buena lana, y que los jóvenes se ocupen de los ejercicios atléticos, de las flautas y de los cortejos (….) De amables banquetes se colman las calles, e himnos en honor de niños se alzan como llamas" (Traducción de Fernando García Romero)

Dámaris Romero
Profesora de Filología Clásicade la UCO

miércoles, 13 de julio de 2016

Érase una vez Julio Romero de Torres




Superado el ecuador del 2016, comienza la cuenta atrás para Érase una vez Julio Romero de Torres (“El mes de Julio Romero de Torres”), proyecto que presentásemos el pasado enero en FITUR. Se trata de la evolución lógica de las conmemoraciones que venimos realizando todos los años en torno a la fecha de nacimiento del pintor (9 de noviembre).

Concretamente, seguirá la línea de la que se llamó 140 años de Duende (2014), que tuvo nueve días de duración y cuyo programa se puede ver en nuestra web. De esta forma, durante noviembre de 2016 tendrán lugar cuatro actividades cada semana (conferencias, exposiciones, rutas...) coordinadas e impulsadas por nosotros pero organizadas en gran medida por otras entidades que se han sumado al programa desinteresadamente.


Esos colaboradores son: Patronato Provincial de Turismo de Córdoba, Fundación PRASA, Mercado Victoria, Fundación Cajasur-Palacio de Viana, Asociación de Amigos de los Patios Cordobeses, Facultad de Filosofía y Letras de la UCO, Mercedes Valverde (Directora del Museo Julio Romero de Torres), PTV Córdoba, Hannover Gestión Integral, Urban Sketchers Córdoba y Museo Carmen Thyssen de Málaga.

Por nuestra parte, organizaremos las rutas culturales sobre el pintor. Las habrá tradicionales y una que muestre piezas que no suelen ser vistas por el gran público. Pero además, siguiendo el trabajo divulgativo sobre leyendas que llevamos desarrollando cuatro años, incluiremos la nueva Leyendas de Julio Romero de Torres, que tratará curiosidades y enigmas sobre el mismo.

Cuando el programa esté completamente definido podrá consultarse en www.julioromerodetorres.es. Puedes dejar el correo electrónico en la casilla indicada al respecto y te mantendremos informado :)


Aviso legal: "Érase una vez..." es una marca registrada en los epígrafes referentes a actividades culturales y turísticas y que desarrolla su actividad como Érase una vez Córdoba, Érase una vez Granada, Érase una vez Julio Romero de Torres, etc.


domingo, 3 de julio de 2016

¿Hubo brujas en Córdoba...?


La tradición señala que el barrio de Santiago era el de las brujas en Córdoba. También susurra que fue allí donde se alojaron los templarios, si es que estuvieron en nuestra ciudad. Esas callejas esconden viejos secretos, como la alcantarilla mágica de la que hace siglos emanaba un fabuloso olor, y también rincones abominables como el antiguamente llamado Panderete de las brujas, donde, según se dice, tenían lugar aquelarres y otros acontecimientos malditos.

Por eso, en nuestro deseo de ofrecer actividades novedosas, en verano del 2014 creamos en torno a este barrio la ruta nocturna Brujería y hechicería en Córdoba, cuya próxima edición será el jueves 7 de julio de 2016 (info aquí). Y también por eso, en nuestra intervención mensual del mítico programa radiofónico Otros Mundos de junio de 2015, por la proximidad de la noche de San Juan, hablamos sobre este barrio y sobre uno de los personajes más diabólicos de nuestra historia local...

Puedes escuchar el audio aquí (desde el 122:10).


Y si quieres conocer este tipo de mágicas historias, puedes dejar tu correo electrónico en la casilla de arriba a la derecha y recibirás gratuitamente los nuevos artículos del blog y nuestra agenda de actividades.

Descubre Córdoba con Érase una vez Córdoba
¡Que no te engañen con imitaciones!


martes, 21 de junio de 2016

El mito del mes: junio



Si en el calendario romano una de las etimologías de Mayo se relacionaba con los mayores, Junio es el mes dedicado a los jóvenes (iunior) en honor a la esposa de Hércules, Iuventas o Hebe (imagen). Y la razón la ofrece la misma Iuventas: “Esta tierra me debe también algo en nombre de mi gran esposo; aquí condujo él las vacas que había apresado; aquí tiñó de sangre la tierra aventina Caco, inútilmente protegido por las llamas y las dotes que le dio su padre” (Fastos VI.75-80).

No obstante, la etimología más popular hace derivar el nombre de este mes de la diosa Juno, la Hera latina, que fue hermana y esposa de Júpiter, el Zeus latino. La misma diosa así se lo confiesa a Ovidio: “Pero para que no lo ignores ni te veas arrastrado por el error del vulgo, junio ha tomado el nombre de mi nombre” (Fastos VI.25).

Las últimas etimologías tienen denotaciones políticas. Una hace derivar el nombre del verbo iungere, ‘unir’, pues en este mes se produjo la unión de dos pueblos hasta entonces enemigos, los romanos y los sabinos. La otra, de Lucio Junio Bruto, fundador de la República romana que expulsó al último rey, a Tarquinio II el Soberbio. Así describe Plutarco a este rey:

El pueblo, lleno de odio contra Tarquinio el Soberbio, que no había logrado el poder honradamente, sino de manera impía e ilegal y que no lo ejercía como un rey, sino con insolencia y al estilo de un tirano… (Plutarco, Publícola 1.3; traducción Aurelio Pérez Jiménez).

La fiesta que resaltamos en esta ocasión es la Carnaria, en honor de la ninfa Carna (o Crane), hermana de Febo (Apolo). Siempre rechazaba a sus pretendientes con la misma triquiñuela. Tras ellos declararles su amor, ella les contestaba: “Este sitio tiene demasiada luz y con la luz me da vergüenza; más bien, si me llevas a una cueva apartada, yo te sigo”. Y mientras ellos se dirigían hacía esa cueva, ella, que se quedaba tras ellos, se perdía entre los matorrales sin posibilidad de ser encontrada más tarde. Sin embargo, un día se presentó el dios bifronte Jano como pretendiente y, cuando Carna quiso repetir la jugada, él vio dónde se escondía y la atrapó entre sus brazos. Para recompensar la pérdida de la virginidad de Carna, Jano le regaló el derecho sobre los goznes y una espina blanca con la que repeler de las puertas los agravios. 

En esta fiesta se recuerda la ocasión en la que la ninfa tuvo que usar esa espina blanca. Existían unas aves feroces, conocidas como ‘vampiros’ (striges), que bebían la sangre de los niños. Un día se metieron dentro de la habitación de Proca y lo hicieron su víctima. La nodriza poco o nada podía hacer, por lo que recurrió a Carna, la cual “tocó tres veces consecutivas las jambas de la puerta con hojas de madroño; tres veces con hojas de madroño señal6 el umbral. Salpicó con agua la entrada (el agua también era medicinal) y sostenía las entrañas crudas de una marrana de dos meses”. Ofreció a estas aves las entrañas del animal a cambio de la vida del niño y a continuación colocó una vara tomada de la espina de Jano donde una pequeña ventana iluminaba la habitación. Las aves se alejaron y el niño se recuperó.

 Durante estas fiestas se come tocino grasiento y habas con espelta caliente, pues, de acuerdo a Ovidio: “Ella es una diosa antigua y se alimenta con la comida que acostumbraba antes, y no es golosa como para desear manjares de importación”.

Durante el mes de Esciroforion se celebraban en Atenas unas fiestas que servían de preludio para otras mayores. Las fiestas eran las Arretoforias y en ellas cuatro niñas de entre 7 y 11 años, escogidas por el arconte ‘Basileus’, recreaban la fiesta de las Tesmoforias, pero sin conocer el misterio. Éstas vestían ropas blancas y complementos dorados. Durante cuatro días estas niñas vivían encerradas en el templo de Atenea; uno de los días portaban sobre sus cabezas objetos sagrados que la sacerdotisa de Atenea les daba, objetos que las niñas desconocían qué eran. A continuación descendían por una gruta subterránea, que se encontraba cerca del santuario de Afrodita, portando una antorcha. Tras conseguir un objeto también oculto (estaba envuelto), regresaban a la superficie. 

Probablemente, y de acuerdo a algunos investigadores, para acallar la curiosidad de las niñas por saber qué eran esos objetos sagrados, se creó la historia de las hermanas a las que Atenea les encomendó el cuidado de una cesta pero les prohibió abrirla. Ellas, picadas por la curiosidad, la abrieron y descubrieron la serpiente gigante que protegía a Erictonio, el hijo de Atenea. Estas hermanas, como castigo se volvieron locas y se arrojaron desde la Acrópolis. 

Dámaris Romero
Profesora de Filología Clásica de la UCO

Si quieres conocer leyendas, tradiciones y curiosidades de Córdoba y otros lugares, puedes dejar tu dirección de correo electrónico en la casilla indicada al respecto y recibirás de forma gratuita nuestros boletines en el mismo :)

miércoles, 25 de mayo de 2016

GarabaTEOs (X): Un cordobés en Milán


Yo ya estuve en Milán. Yo ya estuve en San Siro.

Vale, no fue viendo una final de Champions League como la del próximo sábado. Ni siquiera fue viendo un partido. Pero sí que fue meses después de vivir en directo el primer Roma-Real Madrid de la historia (1-2) y semanas antes de hacer lo propio con un Roma-Barça (3-0), ambos de esa misma competición. Aquella edición de Champions, por cierto, la cerraría precisamente Zidane con su archifamosa volea en Glasgow.

Corría, por tanto, el curso 2001-2002. 

Yo estaba "de Erasmus" en Roma y pesaba 15 kg. menos que ahora.

En realidad, ya había pasado por Milán años antes, con el viaje fin de curso de instituto. Pero esta vez fue diferente; seguramente por que en la segunda ocasión iba yo solo, resultando así todo más intenso y especial. Era la época del hambre de mundo, de sentirte una esponja y  siempre querer conocer más lugares, más libros y más personas. Podría decir que era otra vida.

De Milán recuerdo los relieves de las paredes del "hall" de la estación de tren, la blancura artificial del Duomo recién restaurado, la extrema educación de la gente y sus abrigos largos y oscuros (era enero), mi almuerzo en un MC Donalds en la misma mesa que unos desconocidos con los que entablé conversación o el haber contemplado a solas La Última Cena de Leonardo (que, por cierto, encontré por casualidad y que -mayor casualidad- vi gratis porque un día al año no se pagaba... y era justamente ese día).

Pero, sobre todo, recuerdo otro lugar con el que me topé sin pretenderlo: la basílica de San Ambrosio, una de las iglesias más antiguas de la ciudad (s. IV) y cuyo tenebroso toque paleocristiano,  en aquella oscura y fría tarde de invierno, te hacía estremecer.

Y sí, claro, también estuve en el estadio de San Siro/Giuseppe Meazza, que es a lo que íbamos. Un estadio que, como suele ocurrir en Italia, comparten los dos equipos de la ciudad (aunque ahora el Milán planea hacerse otro). También, curiosamente, compartían dentro del mismo un pequeño museo donde había una ínfima muestra de sus respectivos palmarés. Desde el graderío y en comparación con Santiago Bernabéu, Camp Nou u Olímpico de Roma, San Siro es un estadio bastante pequeño. Y que, por su diseño, provoca al asistente la sensación de estar poco menos que una caja de cerillas.

En la visita turística se incluía la entrada a los dos vestuarios, lugares que por entonces aún no se podían ver en los estadios de FC Barcelona ni Real Madrid (de hecho, creo que, a día de hoy, los vestuarios que se muestran en los respectivos tours de estos campos españoles son los visitantes y no los locales).  Y me hice la foto en el lugar donde se sentaba Fernando Redondo, hasta poco antes ídolo merengue, así como en el del mítico Maldini.

También había un lugar reservado para un español milanista: José Mari. Y no era el único que jugaba ese año en Italia, pues Guardiola lo hacía en el Brescia, Mendieta en la Lazio, etc...

Entre eso y la llegada del Euro, los españoles nos sentíamos en Italia como en casa. Como ocurrirá este fin de semana en Milán.

Aunque yo no estaré allí. Porque ya estuve.

En otra vida. 

Teo Fernández Vélez